¿La mala letra en los alumnos, es un signo de altos niveles de inteligencia?

mala-letra

Aquellos que frecuentamos las aulas de los niños del nivel primario y del medio, podemos observar que muchos de los alumnos, no poseen una letra, que podríamos denominar clara, linda, legible, estética, etc.

Es decir, estamos tratando de encontrar un paradigma que apunta mucho a lo estético, pero no estamos seguros si ello  es una manifestación de un nivel de comprensión y por ello de inteligencia en los alumnos.

Pero, hay un elemento que debemos tener presente, y es el siguiente: Muchas veces, notamos que pensamos mucho más velozmente de lo que podemos expresar oralmente, por ejemplo. Tan es así, que esa idea que gestamos en nuestra inteligencia con mucha rapidez, la expresamos oralmente de manera desordenada o bien no aplicando la regla de coherencia entre sustantivo y adjetivo, en cuanto al género y al número. O, muchas veces la misma palabra que expresamos, es la combinación de dos palabras diversas que no están vinculadas, pero que al pensarlas tan velozmente, la expresamos desordenadamente.

Si bien esto que señalamos, a título de ejemplo,   aplicado a la expresión oral, pensemos por un momento, si lo expresamos mediante la escritura tratando de seguir la velocidad de nuestra comprensión. Es factible que el resultado esté  expresado en símbolos no tan estéticos, o bien en abreviaturas que indican un conjunto de palabras.

mala-letra-1

¿Por qué pasa esto?. Creemos que la respuesta tiene algunas causas muy concretas.

-Por lado, encontramos que muchos alumnos no tienen el hábito de la lectura muy incorporado por que dedican más tiempo a la imagen.

-Por otro lado, hay una falta de estímulo por el valor de la lectura en muchos ámbitos extraescolares, por ejemplo en el hogar, debido a que las personas que lo habitan, carecen, en muchos casos de dicho hábito.

-Y por último, nos parece que hay una escasa inclinación a escribir, algo que es muy necesario, ya que el hábito de escribir a mano permite que nuestro cerebro genere acciones que no le son habituales, con lo cual desarrolla una mayor conexión neuronal y evita por ejemplo cierta pereza en dichas neuronas.

El Dr. H. Gardner, es sus desarrollos sobre la Teoría de las Inteligencias Múltiples, sugiere la necesidad de estimular las neuronas de forma variada con actividades poco frecuentes, con lo cual, si nosotros ejercitamos la escritura a mano de diversos textos, provocaríamos no solo una estimulación neuronal con lo cual estimularíamos la Inteligencia Lingüística, y la Espacial,  además, la fuerte posibilidad de que nuestra velocidad de pensamiento se acerque a nuestra velocidad para expresar nuestras ideas de manera escrita manualmente y lograr que la letra sea más legible.

mala-letra

Con esta propuesta concreta, no solo queremos indicar que la letra se puede mejorar en cuanto a su claridad o estética, sino que también provocamos que nuestro cerebro tenga una estimulación extra permitiendo un crecimiento en nuestro nivel de Inteligencia Lingüística y Espacial.

Esto, también, pretende ser una invitación a los padres a buscar los medios para los niños puedan leer y escribir manualmente con mayor frecuencia.

 

Lic. José Miguel Toro

República Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

Parece que nuestro cerebro es reticente al cambio, pero tenemos algunas dudas.

adaptarse-a-los-cambios

adaptarse-a-los-cambios

Históricamente, los cambios fueron muy lentos, tan es así que erróneamente,  se fortaleció la idea de la permanencia, de lo estático, de lo conservador.

Es más, se proponía lo estático como definitivo y se hacía hincapié en la necesidad de sostener esa idea para fortalecer la identidad.

Hoy desde las Neurociencias, por un lado y desde las relaciones interpersonales o Inteligencia Interpersonal, observamos otra postura. La conveniencia y necesidad del cambio. Algo que no distorsiona la identidad, es más, la fortalece.

Nuestro cerebro, posee capas producto de una evolución del mismo a lo largo de la historia, y en esas capas podemos observar distintos nieles de adaptabilidad a los cambios o a la dinámica de los tiempos en los que vivimos.

No dejamos de tener en cuenta en este pequeño desarrollo, la creencia en que la permanencia otorga seguridad, previsibilidad y cierto nivel de especialización en las conductas, pero también no dejamos de lado, las ventajas que otorga la permanente adecuación que debemos hacer a la dinámica de los acontecimientos en los cuales estamos inmersos de manera cotidiana.

En el artículo que adjuntamos a esta pequeña introducción se destaca la necesidad de adecuarnos a  los cambios y las ventajas que ello proporciona a la persona, particularmente, en el campo de las relaciones laborales y por ello en las relaciones interpersonales, poniendo a prueba nuestra inteligencia Interpersonal  e Intrapersonal, de manera tal que justifica la acción de la Inteligencia Emocional.

El cerebro parece reticente al cambio

 

Lic. José Miguel Toro

República Argentina

 

 

La Teoría de la Tabula Rasa, parece haber fenecido

la-importancia-de-los-genes

la-importancia-de-los-genes

En la consideración de la Teoría de las Inteligencias Múltiples hacemos frecuentes referencias a la disposición de la naturaleza de la Persona para fundar en esa disposición una capacidad o Inteligencia.

Desde los Antiguos Griegos, escuchamos que a nivel Intelectual, somos una Tabula Rasa, un pizarrón sin escribir, es decir, que todo conocimiento nos viene desde fuera, es lo que denominamos objetividad u objetivo.

Desde la Psicología escuchamos que nuestro interior, también aporta en la formación del conocimiento, y se suele escuchar la expresión, construcción del conocimiento.

Hoy en ese camino de fundamentar la Teoría de las Inteligencias Múltiples en el terreno de la Biología consultamos a los nuevos adelantos científicos y nos encontramos que la vieja teoría de la Tabula Rasa, ya no tiene tanta solidez.

Hoy encontramos diversos experimentos con niños de diversas capacidades que son sometidos a pruebas en las cuales podemos llegar a segmentar los niveles alcanzados y analizar desde dónde y con qué herramientas naturales cuentan para alcanzar esos diversos niveles.

La idea vulgarizada pero no tan demostrada científicamente, que afirma la necesidad de solo el esfuerzo y la perseverancia en una disciplina nos conduce a ser los mejores en ello, no es tan cierta. Ese esfuerzo y disciplina se debe apoyar en una disposición de la naturaleza de la persona para poder alcanzar altos rendimientos.

Adjuntamos un estudio realizado en diversas Universidades de los EE UU, donde se demostró que las personas que lograron diversos niveles de éxito en lo suyo, son aquellas  que nacieron con capacidades y luego sobres esas capacidades, mediante una capacitación y perseverancia, lograron ser exitosos.

Por ello, y apoyados en estas investigaciones sostenemos que, por un lado, la Teoría de las Inteligencias Múltiples, necesita un fundamento Biológico que sostenga y justifique los diversos rendimientos en cada una de las Inteligencias que posee una Persona, y por el otro, que la Teoría de la Tabula Rasa, ya no parece ser tan fuerte como en otros tiempos.

 

Los invitamos a profundizar en esta temática leyendo el siguiente artículo:

La ventaja genética de los genios

 

Lic. José Miguel Toro

República Argentina