La Persona es como un director de orquesta

Como  un conjunto de músicos donde cada uno ejecuta su instrumento, y todo ellos armonizados por un director, con conocimiento y creatividad, saca de cada uno de los integrantes, lo mejor, de esa manera la Persona esta llamada naturalmente, a ser la que orienta, organiza y decodifica  el gran dinamismo de todos los seres de la naturaleza.

Esta idea de Persona, por estos días, se está poniendo en tela de juicio, debido a un nuevo jugador dentro de esta orquesta. La inteligencia Artificial.

Esta inteligencia artificial está concretizada en los robots.

Y frente a este nuevo fenómeno, que fue creado por la Persona, hay que estar preparados para poder enfrentar el desafío que nos plantea, tanto en sus beneficios como en sus consecuencias. En este punto, la Educación tiene una gran responsabilidad en el presente y en el futuro.

La Inteligencia Artificial, nos estamos refiriendo concretamente a los robots, tiene una gran diferencia con la Persona, es una inteligencia cuya función solo se orienta a actividades rutinarias, controlada por programas inamovibles, incapaces de crear, inventar, desarrollar procesos en los cuales sea necesario considerar alternativas objetivas y subjetivamente convenientes.

Es decir, estamos hablando de una inteligencia esencialmente fabricada a partir de elementos materiales, y como tales en un punto, limitados temporalmente.

La persona, por el contrario, no solo tiene inteligencia, sino que además, su inteligencia es multifacética, tiene la posibilidad de tener varias formas de inteligir, es decir, de entender algo. A esa forma multifacética se la denomina, Inteligencias Múltiples. Puede considerar su mundo exterior e interior desde diversos puntos de vista, analizarlo, sacar conclusiones, plantearse desafíos y por sobre todo, solucionar problemas de manera creativa y original.

A la hora de sentarse frente a la  Inteligencia Artificial, experimentamos la necesidad de estar preparados y es aquí donde la Educación tiene la palabra.

No podemos seguir “educando”, para un mundo que ya no existe, estamos en el siglo XXI y nosotros, en varias escuelas, nos referimos a la República Argentina, y suponemos que también en varios países, estamos “educando” para el siglo XIX.

El haber descubierto que la Persona tiene una manera de inteligir que es múltiple, la educación y los educadores, deben prepararse para educar a ese niño/joven que deberá afrontar el futuro con herramientas apropiadas.

Hoy se pone en tela de juicio el tipo de educación que los niños/jóvenes están recibiendo por parte de los educadores, y para abordar ese punto los invito a conocer el material que adjunto a esta pequeña introducción y que nos cuestiona, como padres y como educadores.

Debemos preparar a nuestros niños /jóvenes para el S.XXI y para ello no solo debemos estar convencidos, sino también preparados. La Teoría de las Inteligencias Múltiples ofrece una muy útil alternativa y los invitamos a conocerla y aplicarla.

 

Lic. José Miguel Toro

República Argentina

 

https://www.infobae.com/educacion/2018/01/14/cuales-son-los-paises-que-mejor-se-preparan-para-el-trabajo-del-futuro/

La generación de vínculos en el aula, puede engendrar aprendizajes significativos

Diálogo Significativo en el aula-

La Psicología Social, es una ciencia que pone el acento en los vínculos que establecen los integrantes de un grupo, es decir, “un tipo particular de relación  de objeto”[1]el cual se manifiesta en la actuación, en lo que técnicamente se denomina, tarea.

Si llevamos este concepto al aula y deseamos aplicarlo al trabajo con los alumnos, encontramos algunos obstáculos, que es necesario subsanar para que el objetivo de la enseñanza como aprendizaje significativo se lleve adelante.

Si nos  posicionamos unos minutos, mirando al aula, desde una ventana, antes de iniciar la clase, y lejos de la mirada de los alumnos, podemos observar algunas conductas en las cuales muchas veces los alumnos se encuentran en un cierto nivel de desorden, no por ser  ellos desordenados en sí mismos, sino porque suelen reunirse entre ellos formando pequeños grupos en los cuales juegan, conversan, pasan el rato, se divierten.

Capacitación en Banco Santander Río – Fundación Pescar

Seguramente, en ese escenario el docente podrá observar algunas de las siguientes particularidades, lo que será un material muy rico para el docente, que deberá capitalizar para utilizar al momento de ejercer su tarea dentro del aula.

-Los niños estarán reunidos en varios grupos, seguramente, conversando o vinculándose de manera natural, con el resto de los integrantes del grupo. Un dato que es muy importante capitalizar porque el docente podría mantener ese diseño de aula durante su hora, para tomar y partir desde una disposición física, ya adoptada por los alumnos.

-Seguro que estarán conversando animadamente, al punto que es probable que casi todos los estarán haciendo. Creo que escuchar o tratar de saber, con discreción y cierto nivel de picardía, por parte del docente,  la temática,  sobre la cual los mismos estaban conversando, es otra forma de iniciar una clase sin forzar la dirección temática que los alumnos ya habían planteado y comenzado a desarrollar entre ellos. Tengamos en cuenta que el alumno es un ser emotivo y que la forma en que el docente tome  o platee el desarrollo de un tema, puede o no llamar al alumno a sentirse involucrado o excluido.

-También, seguramente, habrá alguno de los alumnos que estará solo, entretenido en sus cosas, tales como dibujando, o bien escribiendo un mensaje en su celular. En este caso, seguro el alumno encontró más interesante hacer sus cosas que sumarse a algún grupo, o bien, los grupos  no lo incorporan con naturalidad. En este caso, me parece que incorporar al alumno con una consigna concreta acotada a su forma de ser o a su manera de proceder, es algo muy positivo, porque no lo incorpora a un grupo al que, por alguna razón, no se incorporó.

-Otros estarán, deambulando entre los grupos, y hasta generando algún nivel de desorden, tratando de incomodar al resto. Seguramente, en este caso nos encontraremos con alumnos kinestésicos, alumnos inquietos por naturaleza, a los cuales se les debe asignar tareas que incluyan algún nivel de movimiento y algún nivel de responsabilidad.

Todo esto, por un lado, por el lado de  los alumnos como grupo, luego iremos descubriendo algunos datos de este escenario en el que se ve a los alumnos.

Diálogo Significativo en el aula-

Por otro lado, estamos nosotros, los docentes, o para ser más preciso, está el docente.

Seguramente, este docente, tiene en mente algunas ideas de cómo llevar adelante la clase, fruto de la planificación previamente realizada, además, él mismo tiene su manera de pensar, y de ser, lo que en Psicología Social Pichon-Rivière,  denomina esquema referencial, y ese esquema, está formado por un conjunto de elementos proveniente de  sus vínculos con otras personas, por el lugar en el que vive y se formó. De la cultura en la que se mueve, donde las relaciones con los demás y los usos y diversas conductas, tienen su influencia. De allí que podemos observar docentes más activos y creativos que otros, o bien más actualizados doctrinalmente que otros, o bien más dispuestos y dedicados que otros, etc.

Este docente y este grupo de alumnos, se vincularán en algunos momentos con el propósito de enseñar, de parte del docente, y aprender, de parte de los alumnos.

En este punto, como docentes, debemos tener presente algunas cosas, para que la tarea resulte.

-Que el docente no olvide todo lo que pudo observar, desde una ventana, antes de entrar al aula.

-Que el docente tenga presente la necesidad que tiene de hacer que el alumno entienda y con ello aprenda lo que él le está enseñando.

-Que busque la forma de transmitir los contenidos de manera tal que los mismos sean significativos para el grupo de alumnos.

-La significación de los contenidos, para el alumno debe partir de lo que pudo observar en ello antes de ingresar al aula.

-De esta forma el docente deberá adecuar su lenguaje, los ejemplos, las técnicas, etc., a lo que observó que los alumnos dejan ver que les agrada.

-Seguramente, entre los alumnos, encontrará algunos que se siente cómodos cuando se les habla de música, y los contenidos tienen lenguaje y formato musical a nivel de ejemplos. Es más, creo que sería interesante hacer planteos problemáticos con datos o referencias musicales.

-Otros, seguramente, se sentirán muy cómodos si la temática que el docente les presenta tiene un formato estético, con planteos afines, dibujos, pinturas, etc. En este caso, no solo lo artístico, sino también, lo que tiene que ver con las dimensiones espaciales.

-El docente busca adecuar, su lenguaje y los contenidos, de manera permanente a los intereses de los alumnos, buscando que los mismos sean altamente significativos para los alumnos.

Diálogo Significativo en el aula

Si los contenidos son significativos para ellos, los mismos se volverán interesantes y atraparán su atención, lo que permitirá que el alumno pregunte y trate de evacuar sus dudas, con lo cual se establecerá un diálogo, donde el mensaje será la forma de enseñar que tiene el docente.

Este camino de diálogo significativo, presentará problemas al alumno, el cual se sentirá llamado a resolver, con lo cual se generará el aprendizaje.

Por nuestra parte, nosotros, los docentes, necesitamos estar actualizados, ser creativos, y adquirir el hábito de la observación  metódica para poder responder a los nuevos desafíos que nos presenta nuestra tarea de enseñar de tal forma que los alumnos no solo aprendan, sino que encuentre que los contenidos tienen un significado para ellos y los inviten a tomarlos y a desarrollarlos en lo que se constituirá en un aprender a aprender permanente, por parte del alumno.

 

Lic. José Migue Toro

República Argentina

 

[1] Pichon-Rivière  E., – Teoría del Vinculo- Ed. Nueva Visión- año 1985- Pag- 35