Facundo Manes: “Hay gente de más de 65 años en una nueva adolescencia”

Dr. Facundo Manes

Dr. Facundo Manes

El Dr. Facundo Manes, es uno de los neurocientíficos más destacados del momento, en la República Argentina, acaba de escribir un libro para difundir el conocimiento del cerebro, y desmontar algunos mitos. Se titula Usar el cerebro.

En esa obra se hace algunas preguntas, las que responde con claridad y profundidad, por ejemplo:

-¿Se sabe ahora mismo cuánto podría vivir un cerebro?

-¿Qué avances podría hacer el ser humano medio para usar bien el cerebro?

-¿Qué consejo le da a los docentes para estimular el cerebro de los niños?

Entre otras, que son de sumo interés, particularmente para los que nos dedicamos a la docencia, tanto de adolescentes como de adultos.

Para conocer el contenido total del texto, pulsar acá  http://noticias.lainformacion.com/salud/especializaciones-medicas/facundo-manes-hay-gente-de-mas-de-65-anos-en-una-nueva-adolescencia_LhtRoZxF1ftXC1BGsY6o94/

Bibliografía sobre Neurociencias

Fundamentos de Neurociencias

Fundamentos de Neurociencias

Una propuesta muy interesante y esclarecedora , particularmente ara que os docentes puedan tener un acceso fácil a esa temática.

Pulsar acá  https://drive.google.com/file/d/0B6e-U0pqCGo3anZ2czNJdW5EODQ/view?pref=2&pli=1

Método antiguo – Método Nuevo. Cómo enseñar?

Enseñanza ayer y hoy

Enseñanza ayer y hoy

Los nuevos descubrimientos que se están haciendo en el campo de las Neurociencias, nos están mostrando que si bien somos una unidad de tipo substancial, según nos lo indicaba el gran filósofo Aristóteles, esa realidad no se concretiza en el terreno educativo, en muchos casos.

Hoy nos encontramos que las Neurociencias nos están señalando la verdad de la afirmación del famoso filósofo.  No solo tenemos un cerebro, cuyas particularidades, son el conocimiento por medio de la lógica y las matemáticas, y su manera de conocer es lineal, sino que, además, hemos descubierto que nuestro cerebro dividido, en dos hemisferios, los mismos están especializados. Uno de ellos tiene una disposición para los conocimientos matemáticos y lógicos, pero el otro, poco investigado hasta hace poco años, es la sede de la creatividad. Esto que señalamos está estrechamente vinculado con las nuevas formas de enseñar, y sobre ello encontramos estos texto que invitamos a conocer.

http://www.elmundo.es/sociedad/2016/02/26/56cf7f5a46163f110e8b45ac.html

La Meditación disminuye niveles de agresividad en los alumnos

Cerebro en meditacion

Cerebro en meditacion

 

Un médico argentino, el Dr. López Rosetti  que es un pionero en la Medicina del Estrés, puso en práctica un proyecto novedoso que tiene por objetivo bajar los niveles de agresividad de los niños en la escuela.

Esta experiencia se realizó en una localidad del norte de la provincia de Buenos Aires, Argentina, llamada San Isidro. Esta propuesta tuvo presente algo muy importante, la capacitación de los docentes, para que ellos implementaran la técnicas a sus propios alumnos.

Los invitamos a conocer más detalles presionando acá. http://www.girabsas.com/nota/14871/ 

“Entrenamiento cerebral”- Neuroplasticidad

Extracto publicado en Diario Clarín de fecha 15-12-2015

Neuroplasticidad

Neuroplasticidad

 

Neuronas plásticas: 10 estrategias del cerebro para adaptarse a los cambios

El libro “Liberá al Einstein que llevás dentro”, del Dr. Ken Gibson se plantea como una guía práctica para despertar la inteligencia en los hijos, pero no solo en ellos, también en los adultos. Busca consolidar técnicas de “entrenamiento cerebral” y explicar de manera clara y sencilla aquellos comportamientos cerebrales que dan cuenta de cómo el cerebro sortea dificultades. De la neuroplasticidad al afecto; del sueño a la vigilia, descubrí lo que pasa.

¿Es lo mismo hablarle mucho a un niño que casi no dirigirle la palabra? ¿La memoria está atada a la emoción y el afecto? ¿Cómo? ¿Qué es la neuroplasticidad? Te presentamos 10 estrategias del cerebro humano para adaptarse a los cambios desarrolladas más ampliamente en el libro “Liberá al Einstein que llevás dentro” de Ed. Edaf.

*** Gimnasios mentales: la nueva forma de rejuvenecer el cerebro ***

1. La investigación muestra que las neuronas vecinas se activan regularmente cuando una persona debe aprender una nueva tarea. Una vez dominada, las neuronas prestadas regresan a sus funciones.    

La estructura del cerebro no queda fijada permanentemente al nacer. Existen nuevas evidencias que confirman que las habilidades mentales están cambiando constantemente. El cerebro opera a través de un complicado entramado de células neuronales o neuronas, y sus diferentes grupos realizan tareas específicas. La investigación muestra que las neuronas vecinas normalmente se activan cuando una persona debe aprender una nueva tarea. Una vez dominada, las neuronas prestadas regresan a sus funciones.

La neuroplasticidad es una palabra relativamente nueva que define la habilidad de las células neuronales para cambiar y modificar sus actividades en respuesta a los cambios del entorno.

*** 7 alimentos saludables para nutrir el cerebro ***

A modo de ejemplo, los estudios de investigación de violinistas mediante RMF revelaron que las áreas del cerebro involucradas con la mano izquierda (cuyos dedos pisan las cuerdas) son sustancialmente mayores. Así, la parte del cerebro que se utiliza para esta tarea, el córtex motor, crece para acomodarse a las demandas del aprendizaje. Una vez que las habilidades se dominan y se vuelven automáticas, el área necesaria en el córtex se reduce y el cerebro se prepara para recibir una nueva tarea de aprendizaje. Más que estar encerrado en una estructura fija, el cerebro es capaz de adaptarse a cada nuevo reto de aprendizaje.

El cerebro se enfrenta a expectativas y datos incompletos. La información que recibe el cerebro da forma a la manera en que se prepara para la siguiente llegada de información. Se organiza física y químicamente para recibir más. Visualmente, si la información proporcionada desde el exterior es insuficiente, el cerebro utiliza su almacén de datos para llenar los espacios en blanco.

*** Brain gym: 4 ejercicios para poner en forma tu cerebro ***

2. La atención es algo más que perseverar en una tarea.

La atención nos ofrece varias maneras de monitorizar nuestro entorno de manera constante y adecuada. La monitorización general nos permite estar atentos. Estar alerta nos ayuda a actuar rápidamente y nos prepara para actuar. La atención también nos hace capaces de determinar la novedad y el potencial de una situación concreta. A un nivel superior, la atención nos ayuda a tomar decisiones.

La atención implica una serie de procesos que incluyen filtrado, equilibrado de múltiples percepciones y asignación de importancia emocional a estas percepciones. Estas decisiones de procesamiento vienen determinadas por el interés, el estado de alerta y la aprehensión.

Por ejemplo, una madre preocupada por su hijo enfermo estará más atenta a los cambios en la respiración del niño que a la voz de su esposo hablando por teléfono, a sus otros hijos jugando en el patio, o al diálogo de una comedia de la televisión en la habitación de al lado. La atención selectiva es la capacidad de distinguir y concentrarse en lo que atendemos. Con ella bloqueamos o cerramos el acceso de aquello que es innecesario o debe ser ignorado. Esta capacidad protege a nuestro cerebro ante el riesgo de sufrir una sobrecarga.

3. El cerebro tiene un director ejecutivo.

La función ejecutiva implica el más alto nivel de atención. Se trata de la función de planificación o de toma de decisiones en su cerebro que le dice que actúe o reaccione en relación con sus objetivos. Le permite determinar si lo que se ve, escucha o siente es importante y si se debe prestar atención o ignorarlo.

El déficit de atención / hiperactividad (TDAH) es la incapacidad general del cerebro de responder normalmente a su función ejecutiva. En consecuencia, hace caso omiso de su propio consejo y decide participar en actividades que son desordenadas e inapropiadas. Esto sucede porque la incapacidad del individuo para mantener la atención provoca algo así como una adicción al presente.

Un niño con TDAH demanda refuerzo inmediato. Para ese niño, el impacto a largo plazo es irrelevante. Por lo tanto, las personas que sufren dificultades de atención buscan recompensa inmediata, sin pensar en las consecuencias.

4. Olvidar las cosas correctas puede ser bueno.

La memoria de trabajo funciona junto con la atención para no perder la información de entrada. La memoria de trabajo funciona en el lóbulo frontal del cerebro. Este sistema evalúa la información entrante y mantiene la atención para seguir adelante. En la memoria de trabajo, la información se almacena y evalúa, y se toma la decisión de desechar la información o guardarla para ser utilizada en algún momento futuro.

5. Los recuerdos a largo plazo están conectados en red.

Después de tomarse la decisión de conservar los datos, se envían a diferentes partes del cerebro donde se ordenan en función de su olor, color, forma, y así sucesivamente. La emoción juega un papel muy importante en este proceso: cuanto más fuerte es el sentimiento causado por el recuerdo, más fácilmente se recordará después. La práctica o el ejercicio también fortalecen la memoria a largo plazo.

Las diversas partes y piezas de un solo recuerdo se almacenan en diferentes redes de neuronas por todo el cerebro. La formación y la recuperación de un recuerdo se ve influida por el estado de ánimo, el entorno y las circunstancias en el momento de formarse o recuperarse. Los recuerdos pueden ser diferentes cada vez que los evocamos. Los científicos han observado que nuestra interpretación se añade durante la transferencia de información entre la memoria de trabajo y la memoria a largo plazo. Esto significa que podemos estar seguros de que en realidad no podemos estar seguros de nuestra memoria.

6. Los recuerdos se pueden mejorar.

En un proceso que los científicos denominan potenciación a largo plazo, algunos recuerdos se codifican y se refuerzan (y otros se debilitan) cada vez que la repetición de una nueva experiencia provoca actividad neuronal a través de las sinapsis entre las células neuronales.

Práctica, práctica y más práctica hace cada vez más fuertes los enlaces entre las células que las rodean y consigue involucrar más neuronas. El resultado es toda una red de neuronas que participan en el recuerdo de la habilidad, la palabra o el evento—no importa que se trate de aprender un nuevo idioma, perfeccionar nuestro juego de golf o aprender nuevos conceptos de matemáticas-.

7. La memoria puede seguir siendo fuerte, incluso a medida que envejecemos.

La memoria puede seguir siendo fuerte, incluso a medida que envejecemos. El cerebro adulto sigue siendo resistente, adaptable y siempre ávido de aprender. David Snowden, profesor de la Universidad de Kentucky, observó esta capacidad en un estudio titulado 678 Monjas y un científico. Sus estudios versan sobre las Hermanas de Notre Dame, un convento en Mankato, Minnesota. Las monjas suelen llegar a los noventa años, muchas de ellas incluso a los cien. Sus vidas son mentalmente muy rigurosas y sus ocupaciones muy trascendentes.

8. La dislexia es una disfunción cerebral que puede ser corregida.

Es muy importante entender esta afirmación. La dislexia simplemente significa tener problemas con la lectura. Las dificultades vienen en una amplia variedad de maneras. Por ejemplo, algunas personas con dislexia tienen dificultades con cierta consonantes cortas (como b y d), mientras que muchos otros tienen problemas para distinguir los sonidos de las vocales. El entrenamiento cognitivo les ayuda a identificar mejor, dividir, mezclar, y analizar los fonemas (sonidos) del lenguaje con mayor claridad y precisión.

9. Los padres influyen en el desarrollo del cerebro.

La calidad y la profundidad de la información recibida de los padres parece importar en gran medida. El refuerzo positivo y la cantidad de tiempo empleado en conversar con los niños, en particular durante su segundo año de edad, parece tener un importante impacto en el desarrollo del cerebro.

En la Universidad de Chicago, los estudios comparativos de la psicóloga Janellen Huttenlocher entre familias de profesionales, empleados y las que viven de la beneficencia, revelan que sus hijos escucharon 2.100, 1.200, y 600 palabras por hora, respectivamente. Por otra parte, el refuerzo positivo se produce un promedio de treinta veces por hora en los hogares de profesionales, quince en los familias de la clase trabajadora, y solo seis veces por hora entre las familias de clase social más baja. La calidad y la cantidad de estas aportaciones está directamente relacionada con el desarrollo del cerebro y el vocabulario en años posteriores. Algunos niños lo captan de modo natural. Otros no lo hacen.

10. La práctica y la recompensa también cambian el cerebro.

La corteza motora crece para acomodarse a las demandas del aprendizaje. La práctica hace cambiar al cerebro. También se ha probado, de manera concluyente, que el refuerzo hace que los vínculos de la memoria sean más fuertes porque más neuronas pueden aprender el código. Por este motivo las recompensas, incluidos los elogios, deben formar parte de cualquier formación de nuevas habilidades que pretenda ser eficaz.

Extracto del libro “Liberá al Einstein que tenés adentro”, Dr. Ken Gibson, Kim Hanson y Tania Mitchel. Ed. Edaf. Gentileza del Brain Training Gym.

 

 

ESQUIZOFRENIA ¿Predisposición genética o Construcción social?

Nos place sobremanera, poder difundir desde este sitio, un artículo de la Dra. Graciela Campos Escalante, ya publicado en la Revista Neurocapital Humano.

Por otro lado, deseamos agradecer a la Dra. Campos Escalante por su generosidad para con Inteligencias Múltiples en Argentina.

 

 

ESQUIZOFRENIA   ¿Predisposición genética o   Construcción social?

 

Por Graciela Campos Escalante*

Resumen

Durante más de un siglo, la Esquizofrenia ha sido conocida y atendida solamente en el área de la salud física, los diagnósticos y tratamientos han sido enmarcados por un determinismo biológico: bioquímico, genético o estructural.  El psicoanálisis ha participado en este determinismo con un enfoque reduccionista respecto al funcionamiento de la mente del individuo afectado. El medio ambiente y las interacciones que se ejercen mutuamente: organismo/ambiente/ambiente/organismo, son los factores paradigmáticos para entender que;  la salud y la enfermedad son parte de un continuo; que la enfermedad no es “provocada” sólo desde lo individual y que el medio social es una posibilidad para comprender  la intersección que ejercen la salud o la disfuncionalidad.

Palabras clave: Esquizofrenia, organismo, determinismo biológico, reduccionismo, transmisión transgeneracional, esquizofrenógeno. 

Cuando se habla de esquizofrenia es común, establecer uno o varios diagnósticos, todos ellos incluyen factores predisponentes relacionados casi siempre con la genética familiar, antecedentes pos-lesionales, o bioquímicos –la dopamina “es responsable”-, se dice.

Existen también, aunque menos exploradas por los paradigmas de ciencia positivista: las no-etiologías de la esquizofrenia, relacionadas con las interacciones entre el individuo y el medio ambiente. La Teoría general de sistemas, el Interaccionismo y actualmente; el Cosntruccionismo Social están modificando los patrones de observación y formulando nuevos modelos, no sólo de la enfermedad sino también de la salud. 

En 1801 Philippe Pinel hizo la primera descripción integral de la esquizofrenia, estableció el término Demence para caracterizar el deterioro de las funciones mentales en los enfermos crónicos y hospitalizados. Emile Kraepelin (1856-1926) y Eugen Bleuler (1857-1940) integraron varios conceptos clínicos para nombrar a la  esquizofrenia la cual –como lo dice su nombre- significa división de la mente, relacionada ésta con las manifestaciones psicóticas y el deterioro cognitivo que aparecen alrededor de la adolescencia o primera juventud.

La escuela médica moderna considera que la esquizofrenia es una enfermedad conocida a partir de los últimos dos siglos, e insiste en que la descripción de la demencia precoz de Kraepelin no se conoció hasta antes de 1812[1].

La enorme tradición y credibilidad por la teoría y técnica de la medicina occidental, la revolución freudiana en la primera mitad del  XX y el surgimiento de la neuropsiquiatría han logrado con éxito establecer que;  son los factores “orgánicos” o  únicamente los aspectos “psíquicos”, los que constituyen la causa y el efecto de la salud o enfermedad, lo cual ha conformado un pensamiento reduccionista respecto a la comprensión de los fenómenos en la  psicología y la medicina, por mencionar sólo dos áreas del conocimiento.

En fechas recientes, la Organización Mundial de la Salud, ha estimado que 400 millones de personas sufren trastornos psiquiátricos y  neurológicos; tan sólo en América Latina y el Caribe.[2]

Algunos autores han establecido que el descubrimiento de los neurolépticos, a mediados del siglo pasado, fue el inicio de una revolución que ha generado un cambio en la historia natural del padecimiento, -logrando en ello,  afianzar aún más el territorio del fundamento orgánico de la enfermedad-.  Desde el año de  1954 –fecha en que aparece el primer antipsicótico la clorpromazina–  se admitió en los ambientes científico y popular; que seguramente en adelante, el control de los síntomas y el establecimiento de una reinserción a la sociedad habrían sido logrados para la persona con esquizofrenia, en la medida en que la monopólica industria farmacéutica produjera fármacos más eficientes, específicos y  costosos.

Actualmente el curso de las intervenciones para la esquizofrenia ha cambiado; el tratamiento farmacológico no siempre cubre las expectativas del enfermo ni de la familia, ni siquiera del médico ya que,  las interacciones de los fármacos con los químicos del sistema nervioso y otros, provocan nuevos síntomas –a veces más graves que la propia enfermedad- con lo cual la evolución y el pronostico son impredecibles.

 

Visión capitalista de la enfermedad

Las propuestas bioquímicas y genéticas de la esquizofrenia han prevalecido desde la segunda mitad del siglo XX. Como la psiquiatría se ha convertido mayormente en una especialidad de medicamentos, la industria farmacéutica se ha apresurado a ver las ventajas de una alianza con esta profesión. Muchos de los psiquiatras que participan en la investigación promovida por las empresas farmacéuticas, no poseen una rigurosa formación en la ciencia, por lo cual sus estudios presentan  importantes sesgos epidemiológicos. No obstante, y ante la fragilidad de las evidencias clínicas y farmacoterapéuticas la visión determinista es una clase de imposición implícita que proviene de intereses que van más allá de los trastornos sean estos de cualquier índole.

 

Las fronteras entre salud y enfermedad mental son ilusorias.

Es necesario el aporte de todas las ciencias -del conocimiento en su totalidad-.  Entender una entidad nosológica solamente desde sus manifestaciones clínicas, es olvidar que los organismos interactúan con sus entornos, y que éstos se co-construyen y transforman de manera multifactorial. De otra forma, estaremos regresando a un “cartesianismo descarado”[3] y a un dualismo mecanicista lineal, a una definición de mente-cuerpo casi monádica.

Gregory Bateson[4], menciona un concepto esclarecedor: el de mente intracerebral y mente extracerebral; la mente: pensamiento, lenguaje, memoria; no puede provenir más que del exterior, del medio ambiente, la mente intracerebral, es procesamiento y representación de una realidad: la de nuestro entorno, es también la reproducción y la creación que el cerebro realiza sobre su medio exterior. Bateson señala que ambas son lo mismo, sólo que en este caso son observadas desde distintos y nuevos niveles de clasificación y conceptualización.

La “enfermedad mental”  no se constituye, sólo por neuronas, por segmentos o regiones encefálicas; en el caso de la esquizofrenia existen modelos de observación e intervención en donde el medio ambiente en general  y mayormente la familia participan retroalimentándose mutuamente como factores esquizofrenógenos[5] de la enfermedad, conceptos como: transmisión transgenracional[6], circuitos reverberantes, mensajes de doble vínculo y otros están relacionados con una comunicación gravemente disfuncional. Todos participan: familia y comunidad.

 

¿Qué hay  por hacer?

Primero: Información, saber que hay otros caminos,  otras soluciones  que las palabras pueden ser sanadoras,  que la comunicación y las interacciones que ocurren hacia el interior y el exterior de las familias ejercen una influencia definitoria para la salud o enfermedad de sus individuos.

Segundo: Atención; significa que respecto a la enfermedad,  no sólo el médico será quien puede dar soluciones. Actualmente la información y el conocimiento integral de un problema de salud o enfermedad, nos obliga a buscar una mirada ecológica; a voltear hacia todos los ángulos. Sumar al diagnóstico médico, la mirada filosófica y ética acerca del problema, ampliar el foco para comprender el cómo el medio ambiente físico y social  interactúa con la enfermedad,  es un recurso más para el tratamiento multifactorial de un padecimiento en el que la responsabilidad  de su evolución, ha permanecido, por más de un siglo,  sólo en manos de los médicos. 

Lo que caracteriza el desarrollo y las acciones humanas es que son consecuencia de una enorme serie de causas que se interrelacionan y entrecruzan. Nuestros actos no son fortuitos ni independientes respecto a la totalidad de esas causas que conforman un sistema intersecante, ya que somos seres materiales en un mundo causal.[7]

 

Referencias 

GARNICA, Portillo Rodrigo (1995): Esquizofrenia: Diagnóstico y Tratamiento en la Práctica Médica.  Clínica Médica, México

Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales: Cuarta edición. American Psychiatric Association. Masson

LEWENTIN,  Richard C.,  S. Rose y  L.J. Kamin (1986): No está en los Genes  Racismo, Genética e Ideología.  Drakontos

BATESON, G. (1972): Pasos Hacia una Ecología de la Mente. Paidós

SHEFLEN, Albert. (1992): Dimensiones de la Terapia Familiar. Paidós

MURRAY,  Bowen. (1992): De La Familia al Individuo. Paidós

 


[1] Ibíd., p. 21

3 Ibíd., p. 22

[3] LEWENTIN, Richard C. et. al. (1986) p. 390

[4] BATESON, G. 1972 p. 236

[5] SHEFLEN, Albert. (1992):  p. 153.

[6]MURRAY,  Bowen. (1992):  p 67

[7] LEWENTIN, Richard C., et.al. (1986):  p. 398



* Médico General, Especialista en tratamiento de adicciones en la familia. Licenciada en Comunicación,  Terapeuta Familiar con enfoque sistémico. León, Gto. México

 

 

¿Encontramos diferencias entre nuestros hemisferios cerebrales?

Muchas veces, nos encontramos con personas que nos plantean la necesidad de desarrollar nuestros hemisferios cerebrales, o bien, nos encontramos con aquellos, que nos indican que no estamos utilizando toda nuestra capacidad cerebral. Ello, nos inquieta en algunas ocasiones, ya que nos planteamos lo siguiente: ¿Qué debería desarrollar como conducta, para saber qué hemisferio estoy utilizando?

Para aportar una vía de solución a esta situación problema, ofrecemos desde este espacio, este video.

¿El cerebro tienes posibilidades de crecer con el uso?

Muchas veces hemos escuchado decir que las células cerebrales son las únicas céludas que no tienen reposición, por lo que debemos cuidarlas. Con esta premisa, muchas veces corremos el riesgo de encasillar a las personas en un determinado nivel, social, intelectual, laboral, etc,  marcado a partir de su capacidad mental o inteligencia.

Pero nos preguntamos, ¿Qué pasaria si esta premisa fuese falsa?

Saber más …….

Inteligencia Espiritual, Investigaciones Científicas

La Teoría de las Inteligencias Múltiples tiene fundamento en una ciencia denominada Neurociencia, entre otras. En esta oportunidad, queremos mostrar casos en los que se puede visualizar la capacidad en personas concretas por medio de un video.