HACIA UNA COMUNICACIÓN FUNCIONAL EN LAS ORGANIZACIONES

Texto publicado en http://www.e-neurocapitalhumano.org/shop/detallenot.asp?notid=486

HACIA UNA COMUNICACIÓN FUNCIONAL EN LAS  ORGANIZACIONES

José Miguel Toro*                                   Graciela Campos Escalante*

 

Es propio del hombre darse a conocer intencionalmente. Decimos que es propio, porque el darse a conocer, necesariamente implica lo propio de él, que es la intencionalidad. Y por esta intencionalidad, el hombre tiene algo que decir.

Comunicar significa que; el hombre necesita un referente de su mismo nivel ontológico, es decir,  otro ser humano. Esto es necesario para que exista una decodificación  de lo que se dice. Un acto comunicacional, invita a algún tipo de respuesta, de parte del otro. Cuando no encontramos esa respuesta, la comunicación no es posible. Entonces, estamos hablando de un monólogo.

En las organizaciones, que son estructuras esencialmente humanas, la COMUNICACIÓN constituye el “cemento”, de unión entre cada uno de los elementos de este determinado sistema. Este hecho se  constituye en un ida y vuelta de los mensajes, lo cual es posible ya que, en los sistemas sociales, la información es emitida por unos, decodificada por otros, codificada y vuelta a decodificar en un acto circular, donde todos los integrantes del sistema participan en la producción de un vínculo intencional.

Ahora bien, en esa comunicación, el hombre tiene la posibilidad de experimentar un proceso natural de autoconstrucción, que ocurre como resultado de un intercambio de mensajes, conscientes e inconscientes: verbales y no verbales. Todos ellos producen un impacto en los individuos interactuantes.

Por un lado hablamos de datos emanados desde el entorno, el cual se puede presentar favorable o desfavorable. La persona incorpora la información y la procesa, logrando un resultado expresado en criterio de acción hacia el futuro, ya que ésta  influye en todos sus ámbitos.

Por otro lado, hay información que se genera dentro de la persona, información que es producto de su propia reflexión, de la maduración de sus experiencias personales, de la resolución o no de sus conflictos interiores, que también termina afectando su manera de ser y su posterior respuesta en una acción determinada.

Con estos dos elementos conformativos del comportamiento de la persona, estamos fundamentando la forma o el matiz, con el cual ésta se manifiesta en cada acto, en cada momento, en el cual se vincula con otro, generando ese camino bidireccional, de ida y vuelta, que se denomina diálogo, y que solo se puede ejercer con otro semejante, es decir, alguien que posea la capacidad de razonar.

Esta capacidad de razonar es la condición necesaria para generar un diálogo que posea contenido.

Un  feedback, cargado de intencionalidad, es lo que permite la vinculación de los hombres, vinculación que necesariamente, es dinámica: una relación que implica un cierto nivel de conocimiento, en definitiva, un dato procesado y cargado de significado.

 

El acto comunicacional en el contexto organizacional: “Es imposible no comunicar”.

¿Que repercusiones tiene este concepto: dentro de las organizaciones?, ¿Son los individuos capaces de comprender su propia comunicación? ¿Existe alguna solución para los cotidianos conflictos relacionados con las múltiples formas de comunicación dentro de  las instituciones?

Intentaremos responder a estos cuestionamientos a través del análisis del  primer axioma de la comunicación de  Paúl WATZLAWICK (Teoría de la Comunicación Humana). Watzlawick, (1921-1985) psicólogo y filósofo vienés, quien fue uno de los principales autores de la Teoría de la comunicación humana que hoy se emplea como modelo no sólo en la práctica de la terapia sistémica sino de la intervención y evaluación del comportamiento humano en las organizaciones. Paúl Watzlawick, profesor de Psicología en la Universidad de Stanford, fue uno de los más grandes científicos de la comunicación en Estados Unidos, además de un psicólogo reconocido en todo el mundo.

En 1960, en Palo Alto, California, en sus investigaciones en el Mental Research Institute, junto a Janet Beavin y Don Jackson (1981), Watzlawick estableció cinco axiomas para explicar su Teoría de la comunicación humana, entre los que incluyó la afirmación de que “es imposible no comunicar”, (WATZLAWICK, 1985, p. 51) por el hecho de que todo comportamiento es una forma de comunicación, y la comunicación involucra mucha más información que la que contiene la palabra expresada.

Los sistemas humanos: familias, instituciones y organizaciones empresariales, entre otros, son susceptibles de padecer trastornos o conflictos en su  comunicación. Siempre comunicamos; querámoslo o no; es inevitable tener conductas, y mientras haya un ser humano frente a otro, la comunicación será el vínculo que posibilita interacciones funcionales o disfuncionales.

 

Sistemas de comunicación humana funcionales

Son aquellos que se logran cuando de manera digital o verbal comunicamos en forma CLARA y DIRECTA la información; cuando establecemos LÍMITES que señalan hasta dónde llega mi espacio; hasta dónde el tuyo, cuando resolvemos a través de la metacomunicación[1] (WATZLAWICK, 1985. Pág. 72) los obstáculos para obtener una información pertinente, cuando la comunicación verbal es congruente con los mensajes no verbales o analógicos, evitando así los errores de interpretación de datos.

Los seres humanos somos territorialistas por naturaleza; como una condición de la evolución filogenética que, en ciertos ámbitos, nos ha permitido preservar la especie. Dentro del ambiente laboral lo anterior se manifiesta a través de conductas egocéntricas e individualistas que constituyen una paradoja ante las actuales demandas de trabajo en equipo, de interacción sistémica o de sinergia laboral, sin olvidar las relaciones y vínculos que las organizaciones establecen con sus contextos.

A medida en que se incrementan las interacciones o “choques” respecto a la información, debido a  que hoy  las organizaciones son cada vez más complejas y en ellas intervienen cada vez más participantes tanto internos como externos al sistema; la comunicación puede constituirse en un embrollo caótico, del cual será difícil salir.

Es entonces cuando las instituciones o los grupos humanos requieren ser evaluadas y asesoradas a través de una metaobeservación; la cual implica la participación de un consultor; la realización de un diagnóstico y el establecimiento de CAMBIOS estructurales que implican no sólo ajustar roles o jerarquías, sino el cambio conceptual y de pensamiento de todos sus integrantes.

 

Referencias

  1. WATZLAWICK, Paul. HELMICK, Beavin Janet. y JACKSON, Don D. (1985) Teoría de la comunicación humana. Interacciones, patologías y paradojas. Barcelona: Herder.
  2. WATZLAWICK, Paul. (1982).¿Es real la realidad? Confusión, desinformación, Comunicación, Barcelona: Herder

 


[1] Señala P. Watzlawick que significa “hablar acerca de la comunicación” es decir  preguntar sobre la comunicación propia o  la de un interlocutor: “no entiendo, veo que me dices que no con tus palabras, pero tus acciones me  indican lo contrario, ¿qué debo pensar?


* Médico cirujano por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, Lic. en Comunicación por la Universidad Iberoamericana, Terapeuta Familiar por la Universidad del Valle de Atemajac, .León, Gto. México

 

* Lic. en Filosofía por Universidad CAECE,, Prof. Universitario en Teología, por UNSTA- UCA, Posgrado Internacional en Gestión Educativa por FLACSO, titular del sitio web www.intmultienargentina.com.ar, Buenos Aires. Argentina.