Inteligencias Múltiples, una Estrategia para el Aprendizaje en la Discapacidad Intelectual

 

 

inteligencias_multiples- dibujo de Gardner

inteligencias_multiples- dibujo de Gardner

 

Inteligencias Múltiples, una Estrategia para el Aprendizaje en la Discapacidad Intelectual

 Dra: Graciela  Campos  Escalante                           Lic. José  Miguel  Toro

          León Guanajuato, México                                        Buenos  Aires, Argentina

 

 

La Educación prevalece en todos los temas o al menos debiera ser una herramienta, sin la cual la realización  social e individual se torna cada vez más difícil.

 

Introducción 

A través de la observación de resultados y del  trabajo pedagógico con adolescentes con déficit intelectual, hemos observado que actividades del aprendizaje de la lectura como verbalización, comprensión y pensamiento conceptual, se obtienen de manera precaria, o no se logran a través de modelos y técnicas provenientes de la educación regular..

Se puede demostrar que, con el uso de técnicas y estrategias provenientes de la teoría de Inteligencias Múltiples, es posible obtener resultados muy favorables en los aprendizajes. Por lo cual consideramos que los elementos conceptuales y las técnicas de aprendizaje, obtenidos de la teoría IM,  pueden ser adaptados a personas con diversos grados de discapacidad intelectual.

 

Desarrollo

Prueba de ello, por ejemplo, son las aportaciones de  Thomas Armstrong, quien en su obra  “El Poder de la Neurodiversidad”[1], muestra los beneficios que se pueden lograr en el terreno educativo, siguiendo al autor de la Teoría de H. Gardner (1985) con la cual se constituye una posibilidad real, no solo de evaluar los talentos individuales, sino también, de modificar, con su aplicación, las diversas condiciones limitantes a las que deben enfrentarse los estudiantes en el ámbito de muchas escuelas, tanto regulares como integradoras -para personas con Necesidades Especiales de Educación (NEE).

Esta propuesta de Armstrong, cambia el paradigma que habita en las aulas de las escuelas, tanto de gestión estatal como privada, de donde se deriva a los alumnos con algún nivel de discapacidad a centros educativos diferenciales o especiales. Ello constituye un gesto solapado de marginación que ubica a la persona con discapacidad, en el nivel de portador de una enfermedad,  limitante y definitiva.

Nuestro  desarrollo metodológico/práctico, se funda en una concepción filosófica y biológica, que indica que hasta hace poco tiempo, la discapacidad, era considerada como una condición diferente, especial e incluso de invalidez, minusvalía o enfermedad.  Esta postura de alguna manera está fundada en el hecho de  considerar a la inteligencia como una capacidad sin posibilidades de cambio, por lo que se termina considerando a la persona sin posibilidad real, de educación y desarrollo.

En este sentido, Howard Gardner hace énfasis en que la inteligencia o las Inteligencias no constituyen un valor propio de una clase privilegiada genética o cultural, sino que son cualidades propias del funcionamiento de la mente, es decir, que todo ser humano posee o puede desarrollar potencialidades del intelecto y, manifestarlas a través de una multiplicidad de habilidades.

Más de mil millones de personas viven en todo el mundo con alguna forma de discapacidad,  de ella, casi 200 millones experimentan dificultades considerables en su funcionamiento[2]. En los años futuros, la discapacidad será un motivo de preocupación aún mayor, pues su prevalencia está aumentando. Ello se debe a que la población está envejeciendo y el riesgo de discapacidad es superior entre los adultos mayores, así como el  aumento mundial de enfermedades crónicas tales como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y los trastornos de la salud mental.

En este artículo, para capitalizar las posibilidades de cognición que tiene una persona con discapacidad, deseamos señalar que la discapacidad cognitiva no debería ser conceptualizada únicamente, a través de pruebas que miden el cociente intelectual (CI) en forma cuantitativa, porque ello no deja de ser una mirada parcial de la realidad neurocientífica total del organismo humano, una visión, que termina siendo no sólo reduccionista, sino también, discriminatoria hacia las distintas posibilidades de pensamiento y aprendizaje de las personas.

La Teoría de las Inteligencias Múltiples,  constituye una posibilidad no solo de evaluar los talentos individuales, sino de modificar con la aplicación de sus métodos y técnicas, muchas de las condiciones y limitantes con las que deben enfrentarse los estudiantes en el ámbito de las escuelas regulares y especializadas cuando sus capacidades son observadas con enfoques, provenientes tanto de la psicopatología como de modelos educativos tradicionales que en gran medida  limitan las posibilidades del alumno.

En el ámbito de lo cognitivo, Gardner, el profesor de la Escuela de Educación de la Universidad de Harvard ha demostrado con su Teoría de las Inteligencias Múltiples, (1987) el como la motivación proveniente de la exposición a estímulos estéticos, a la naturaleza, a las relaciones interpersonales o las matemáticas, puede ser un detonante para el avance intelectual de las personas.

 

Caminos de implementación:

A la hora de llevar a delante esta nueva mirada sobre la discapacidad, Armstrong, hace mención, por ejemplo a los avances que puede lograr una persona con dislexia, o con autismo, o bien aquellas personas con trastorno de hiperactividad.

En este sentido nos señala un listado frondoso de personalidades  que superaron estas limitaciones, teniendo destacada actuación en diversos campos.

Señala por ejemplo  disléxicos que trascendieron en el terreno del lenguaje oral y escrito, como el novelista John Irving, o el guionista Stephen Cannel, o la autora Agatha Christie;[3]  con autismo:  Leslie Lemke, músico norteamericano, que fue capaz de tocar íntegramente el concierto para piano n°1 de Tchaikovsky, después de haberlo oído una sola vez.[4]

También estas personas pueden desarrollar actividades que le permitirán insertarse en la sociedad, entre las actividades para la persona autista, podemos ver:

La de artesano, contable, programador informático, estadístico, técnico de laboratorio, entre otras.

Lo mismo para la persona con dislexia, actividades tales como: artista gráfico, escultor, animador, decorador de interiores, arquitecto, fotógrafo, topógrafo, entre otras

Conclusión:

Como podemos observar, ciertas capacidades que son etiquetadas como limitaciones, no son tales, si se toma a la discapacidad como una posibilidad y no como una enfermedad. La posibilidad nos habilitará para investigar y visualizar el campo a desarrollar y, por parte la persona, podrá explorar en este cambio de paradigma con respecto a la discapacidad en general.  La Teoría de la Inteligencias Múltiples, nos otorga una herramienta altamente efectiva en el campo de la educación.

Este campo, es casi virgen en la República Argentina, desde el momento en el que los centros educativos preparados para esta tarea son bastante escasos y con modelos actualmente inoperantes dentro de los contextos de inclusión y democracia que hoy prevalecen en el mundo.

Con estas líneas, deseamos hacer un llamado a las distintas autoridades educativas, tanto de México como de Argentina, a tener en cuenta esta realidad.

 

Bibliografía.

Armstrong, Thomas. – El Poder de la Neurodiversidad – Ed. Paidos- Buenos Aires- 2012

GARDNER, H. (1994) Estructuras de la Mente La Teoría de las Inteligencias Múltiples  México, D.F. Fondo de Cultura Económica S. A. de CV.

GARDNER, H. (1999) La Inteligencia Reformulada Las inteligencias múltiples en el siglo XXI  Paidós

INEGI. Censo de Población y Vivienda, México 2010.

PIAGET, Jean (1987)  Seis estudios de Psicología.

 



[1] Armstrong, Thomas. – El Poder de la Neurodiversidad – Ed. Paidos- Buenos Aires- 2012

[2] INEGI. Censo de Población y Vivienda 2010, Cuestionario ampliado

[3] Cfr. Armstrong, Thomas, pag. 89

[4] Armstrong, Thomas- El poder  Pag. 66