El problema del aburrimiento en el aula

Aburrimiento

Aburrimiento

Frecuentemente nos encontramos con situaciones que no nos atraen, que no nos llaman la atención, que  no nos parecen suficientemente útiles o valiosas como para que les prestemos atención.

Particularmente, como docentes, nos encontramos con cierta frecuencia con éste fenómeno dentro del aula. Los alumnos muestran aburrimiento frente a muchas de las propuestas que les ofrecemos.

Antes de seguir profundizando en este tema, deseamos saber qué se entiende por aburrimiento: “Es la Sensación de fastidio provocada por la falta de diversión o de interés por algo”.

Las personas naturalmente somos seres en permanente cambio, en permanente evolución, en permanente búsqueda.  En este escenario, el aburrimiento se nos presenta como algo que no nos permite esa búsqueda, no nos facilita o estimula al cambio. Por otro lado, naturalmente estamos buscando la verdad, estamos buscando entender cómo funciona algo, o cómo es algo, o cual es su utilidad.

Aburrimiento

Aburrimiento

En el aula, como alumnos, consciente o inconscientemente, estamos esperando recibir algo que nos permita realizar ese cambio, que nos despierte sed por eso nuevo que nos ofrecen, pero eso nuevo que nos ofrecen debe estar dentro de los parámetros que son capaces de despertar nuestra atención.

Esos parámetros están segmentados y en cada uno de esos segmentos hay elementos que las personas, y particularmente el alumno, ve como atractivo. Los segmentos a  los que nos referimos, son elementos que muchas veces entran dentro de lo que se denomina moda. Entonces, lo interesante para un alumno puede estar en la posibilidad de que él pueda ubicar ese nuevo material que recibe del docente en el marco de los códigos que está manejando en ese momento como valiosos, tal el caso de si aprender tal tema o tal técnica, le permitirá ganar dinero. O si el aprender ese nuevo material didáctico le es útil para lo que está buscando, por ejemplo, en su familia está viviendo conflictos afectivos con sus padres o hermanos. O también si aprender eso nuevo que nos trajo el profesor de informática nos permite optimizar mi computadora o conectarme con mayor rapidez con mi grupo de amigos.

También puede ser que el nuevo material que está aprendiendo en clase le sea útil para un proyecto o emprendimiento que está pensando realizar con sus amigos, ejemplo, iniciar un pequeño taller de estrategias para liderar grupos. O que ese nuevo material que nos ofrece el docente de geografía nos permite aclarar dudas sobre un viaje que estamos pensando realizar.

Como docentes, creemos, que debemos tratar, por medio de la observación, lo más objetiva posible, descubrir el interés del alumno, o del grupo de alumnos, para poder introducir nuestros contenidos en el formato que ellos esperan recibir como útil  valioso.

Aburrimiento

Aburrimiento

Si bien sabemos que la observación es una metodología que nos lleva un tiempo realizarla, también sabemos que invertir en ella nos permitirá captar el interés de nuestros alumnos.

Para poder ahondar en este tema que entendemos de suma actualidad e importancia debido a que notamos con mucha frecuencia un elevado nivel de apatía que nos preocupa, porque si bien lo observamos en el marco del aula, se difunde, también fuera de ella, en la vida cotidiana, con lo cual las consecuencias de no encontrar sentido a las cosas o a los momentos vividos, terminará afectando fuertemente a estas personas, proponemos un pequeño video donde se plantean los diversos tipos de aburrimiento y sus características.

 

Lic. José Miguel Toro

República Argentina