Category Archives: Inteligencia Emocional

El problema del aburrimiento en el aula

Aburrimiento

Aburrimiento

Frecuentemente nos encontramos con situaciones que no nos atraen, que no nos llaman la atención, que  no nos parecen suficientemente útiles o valiosas como para que les prestemos atención.

Particularmente, como docentes, nos encontramos con cierta frecuencia con éste fenómeno dentro del aula. Los alumnos muestran aburrimiento frente a muchas de las propuestas que les ofrecemos.

Antes de seguir profundizando en este tema, deseamos saber qué se entiende por aburrimiento: “Es la Sensación de fastidio provocada por la falta de diversión o de interés por algo”.

Las personas naturalmente somos seres en permanente cambio, en permanente evolución, en permanente búsqueda.  En este escenario, el aburrimiento se nos presenta como algo que no nos permite esa búsqueda, no nos facilita o estimula al cambio. Por otro lado, naturalmente estamos buscando la verdad, estamos buscando entender cómo funciona algo, o cómo es algo, o cual es su utilidad.

Aburrimiento

Aburrimiento

En el aula, como alumnos, consciente o inconscientemente, estamos esperando recibir algo que nos permita realizar ese cambio, que nos despierte sed por eso nuevo que nos ofrecen, pero eso nuevo que nos ofrecen debe estar dentro de los parámetros que son capaces de despertar nuestra atención.

Esos parámetros están segmentados y en cada uno de esos segmentos hay elementos que las personas, y particularmente el alumno, ve como atractivo. Los segmentos a  los que nos referimos, son elementos que muchas veces entran dentro de lo que se denomina moda. Entonces, lo interesante para un alumno puede estar en la posibilidad de que él pueda ubicar ese nuevo material que recibe del docente en el marco de los códigos que está manejando en ese momento como valiosos, tal el caso de si aprender tal tema o tal técnica, le permitirá ganar dinero. O si el aprender ese nuevo material didáctico le es útil para lo que está buscando, por ejemplo, en su familia está viviendo conflictos afectivos con sus padres o hermanos. O también si aprender eso nuevo que nos trajo el profesor de informática nos permite optimizar mi computadora o conectarme con mayor rapidez con mi grupo de amigos.

También puede ser que el nuevo material que está aprendiendo en clase le sea útil para un proyecto o emprendimiento que está pensando realizar con sus amigos, ejemplo, iniciar un pequeño taller de estrategias para liderar grupos. O que ese nuevo material que nos ofrece el docente de geografía nos permite aclarar dudas sobre un viaje que estamos pensando realizar.

Como docentes, creemos, que debemos tratar, por medio de la observación, lo más objetiva posible, descubrir el interés del alumno, o del grupo de alumnos, para poder introducir nuestros contenidos en el formato que ellos esperan recibir como útil  valioso.

Aburrimiento

Aburrimiento

Si bien sabemos que la observación es una metodología que nos lleva un tiempo realizarla, también sabemos que invertir en ella nos permitirá captar el interés de nuestros alumnos.

Para poder ahondar en este tema que entendemos de suma actualidad e importancia debido a que notamos con mucha frecuencia un elevado nivel de apatía que nos preocupa, porque si bien lo observamos en el marco del aula, se difunde, también fuera de ella, en la vida cotidiana, con lo cual las consecuencias de no encontrar sentido a las cosas o a los momentos vividos, terminará afectando fuertemente a estas personas, proponemos un pequeño video donde se plantean los diversos tipos de aburrimiento y sus características.

 

Lic. José Miguel Toro

República Argentina

¿Cómo aprendemos a proceder?

Amigdala Cerebral

Amígdala Cerebral

Como docentes, necesitamos, para poder realizar eficazmente nuestro trabajo con los alumnos, conocer algunas cosas.

En esta oportunidad, investigaremos un poco, como aprende nuestro cerebro, para poder tener otra herramienta a mano, para que nuestra tarea sea más completa.

Nuestro cerebro para poder actuar requiere, entre otros componentes, del buen  funcionamiento de un conjunto de neuronas que le permitirán proceder de distinta manera según las circunstancias.

Entre esos componentes, en este caso investigaremos uno de ellos. Comenzaremos por conocer qué es y cómo funciona la Amígdala. La amígdala cerebral, que no debe confundirse con la amígdala, que ubicamos en la zona de la garganta, es un conjunto de núcleos de neuronas localizadas en la profundidad de los lóbulos temporales que forma parte del sistema límbico y su función más importante es el procesamiento y almacenamiento de todas nuestras  reacciones emocionales, se la suele llamar “centinela de nuestras emociones”.

Amígdala Cerebral -

Amígdala Cerebral –

 

Tiene la forma de una almendra, de allí su  nombre, la posean todos los vertebrados, ella nos va a permitir escapar de situaciones que nos generan peligro, es la que nos hace recordar traumas infantiles y todo aquello que nos hizo sufrir en algún momento de nuestras vidas, como así también, todas las vivencias felices.

Por ser un lugar en el cual se localizan las emociones, nosotros los docentes y padres, debemos tener presente este punto, debido a que nuestros alumnos en la medida en que sean bien estimulados, acompañados, promocionados, valorados, que no reciban gritos e insultos, y particularmente que no experimenten la falta de confianza de parte nuestra hacia ellos, haremos que su amígdala cerebral tenga básicamente, buenas vivencias y ello permitirá que su reacción frente a determinados eventos sea altamente equilibrado emocionalmente.

Si nuestra amígdala cerebral está bien educada por los elementos conductuales que recibe desde el exterior, por parte de los docentes y padres, el niño estará preparado para construir estrategias adecuadas para afrontar las dificultades que le presente la vida a cada instante.

Debemos recordar permanentemente, que también aprendemos emocionalmente, es decir, que nuestro aprendizaje esta básicamente apoyado en vivencias, porque no solo somos seres inteligentes, sino que también somos emotivos, en diverso grado, por lo que si nuestro trato hacia nuestros hijos- alumnos, es violento o amoroso, dejará huellas que llamaremos mnémicas y que estarán presentes con sus consecuencias a lo largo de toda la vida.

Para hacerlo más sencillo, recibimos una personita para formarla y es como arcilla fresca en nuestras manos, si la moldemos con violencia, la misma no se formará, sino que se deformará o mal formará y las consecuencias serán lógicamente coherentes con esa malformación afectiva.

Desde el Conocimiento, deseamos haber aportado un elemento más para el mejor desarrollo de nuestra profesión.

 

Lic. José Miguel Toro

República Argentina

Parece que nuestro cerebro es reticente al cambio, pero tenemos algunas dudas.

adaptarse-a-los-cambios

adaptarse-a-los-cambios

Históricamente, los cambios fueron muy lentos, tan es así que erróneamente,  se fortaleció la idea de la permanencia, de lo estático, de lo conservador.

Es más, se proponía lo estático como definitivo y se hacía hincapié en la necesidad de sostener esa idea para fortalecer la identidad.

Hoy desde las Neurociencias, por un lado y desde las relaciones interpersonales o Inteligencia Interpersonal, observamos otra postura. La conveniencia y necesidad del cambio. Algo que no distorsiona la identidad, es más, la fortalece.

Nuestro cerebro, posee capas producto de una evolución del mismo a lo largo de la historia, y en esas capas podemos observar distintos nieles de adaptabilidad a los cambios o a la dinámica de los tiempos en los que vivimos.

No dejamos de tener en cuenta en este pequeño desarrollo, la creencia en que la permanencia otorga seguridad, previsibilidad y cierto nivel de especialización en las conductas, pero también no dejamos de lado, las ventajas que otorga la permanente adecuación que debemos hacer a la dinámica de los acontecimientos en los cuales estamos inmersos de manera cotidiana.

En el artículo que adjuntamos a esta pequeña introducción se destaca la necesidad de adecuarnos a  los cambios y las ventajas que ello proporciona a la persona, particularmente, en el campo de las relaciones laborales y por ello en las relaciones interpersonales, poniendo a prueba nuestra inteligencia Interpersonal  e Intrapersonal, de manera tal que justifica la acción de la Inteligencia Emocional.

El cerebro parece reticente al cambio

 

Lic. José Miguel Toro

República Argentina

 

 

Relaciones divergentes entre Inteligencia Espiritual e Inteligencia Emocional.

La Inteligencia Emocional es una conjunción de dos tipos de inteligencias. La Inteligencia Intrapersonal, es decir, aquella que muestras las personas que tienen una cierta facilidad para el autoconocimiento, la reflexión, la introspección, etc. y la Inteligencia Interpersonal, que es aquella que se manifiesta en las personas que tienen facilidad para establecer vínculos con los demás, y que permanentemente están generando relaciones que le permiten organizar, liderar y animar a otros.

Esta Inteligencia Emocional, fue difundida hacia el año 1995 aproximadamente por el Dr. Daniel Goleman, en su texto ” Inteligencia Emocional”.

La otra Inteligencia que menciona el video que les presentamos, es la Inteligencia Espiritual. Una Inteligencia que está mencionada en el listado de inteligencias que desarrolla el Dr. H. Gardner, en su texto ” Inteligencia Reformulada”, pero no desarrolla en profundidad.

Pero si fue desarrollada en profundidad, por la Dra. Danah Zohar y el Dr. Ian Marshall, en su texto ” Inteligencia Espiritual” del año 2000.  Esta Inteligencia permite al que la posee de manera desarrollada tener una mirada valorativa de los acontecimientos y de las personas, también permite tener conciencia de lo trascendente, y es una capacidad exclusiva de la Personas, es la Inteligencia que nos hace Persona.

Pero para profundizar en esto conceptos y relacionarlos, presentamos un video. Favor, pulsar acá:

 

La Empatía con los alumnos, camino a su desarrollo académico

empatía

empatía

 

En escuelas de Finlandia se están haciendo estudios que hacen foco en la relación alumno- docente y se detectó un factor fundamental, dentro de la Inteligencia Emocional:

“La importancia de la empatía y una actitud cálida en el aula sigue siendo un fenómeno poco estudiado en ciencias de la educación. Sin embargo, varias investigaciones han demostrado que la interacción entre el maestro y el alumno es más importante para los resultados que los factores estructurales,….leer más”

http://www.tendencias21.net/La-empatia-del-maestro-es-clave-para-el-desarrollo-academico-del-alumno_a41438.html

 

Encuentran diferencias físicas entre el cerebro de las personas racionales y las emocionales

Cerebro-de-hombre-y-de-mujer

Cerebro-de-hombre-y-de-mujer

 

¿Empatizamos todos de la misma forma? Está claro que no. Sin embargo, la diferenciación que realizamos las personas sobre cómo vemos la vida y cómo tratamos a los demás, siendo más racionales o más emocionales, va aún más lejos de esta simple apreciación. Un equipo de científicos de la Universidad de Monash (Australia) ha descubierto que el cerebro de las personas racionales es físicamente diferente al de las personas más emocionales.

“Las personas que tienen niveles altos de empatía afectiva son a menudo los que sienten bastante miedo cuando ven una película de miedo, o comienzan a llorar durante una escena triste. Por el contrario, los que tienen alta empatía cognitiva son más racionales, por ejemplo, cuando un psicólogo aconseja a un paciente”, afirma Robert Eres, líder del estudio.

Los cambios que provoca la empatía en nuestro cerebro, dividida en afectiva (la capacidad que tiene el individuo para responder adecuadamente al estado emocional de otra persona) y cognitiva (la capacidad de comprender o sentir lo que está pensando la otra persona) fueron el objetivo de este trabajo de investigación. Para ello, los científicos contaron con 176 participantes a los que midieron con morfometría basada en voxel, la cantidad de materia gris que poseían en ciertas partes del cerebro.

Los resultados revelaron que las personas con empatía afectiva mostraban más densidad de materia gris en la ínsula, ubicada en el centro del cerebro; por otro lado, las personas con empatía cognitiva tenían más materia gris en el giro cingulado, zona ubicada en el área media del cerebro que cumple funciones claves en la actividad cerebral del sistema límbico.

Según los investigadores, esto “proporcionan la validación de que la empatía es una construcción de múltiples componentes, lo que sugiere que la empatía afectiva y cognitiva están representadas diferencialmente en morfometría cerebral”.

El trabajo ha sido publicado en la revista NeuroImage.

La emociones son contagiosas. Se buscan trabajadores alegres.

emociones

emociones

 

“Las emociones son un sistema de adaptación al medio; un sistema muy rápido, diseñado para que no tengas que pensar en ellas. De alguna forma, nos permiten sobrevivir en miles de situaciones cotidianas”, comenta el catedrático de la Universidad de Málaga el Dr .Pablo Fernández-Berrocal, catedrático de Psicología de la Universidad de Málaga y fundador del Laboratorio de Emociones de dicha institución.

Entonces, ¿se podría decir que las emociones son irremediablemente contagiosas? Veamos o que afirma en sus comentarios el Dr. Francisco Mora, de la Universidad Complutense.

El cerebro detecta un estímulo en el mundo que nos rodea; en el caso de los humanos, a través de la cara, donde aparecen al menos las seis expresiones emocionales básicas o universales (alegría, ira, sorpresa, miedo, asco y tristeza). Esto es detectado por nuestro cerebro emocional, que reacciona acorde a ello”, explica el propio catedrático de Fisiología Humana en la Universidad Complutense de Madrid.

Leer más   http://elpais.com/elpais/2015/03/16/buenavida/1426497335_350925.html

La necesidad de autoconocerse, para comprender como actuamos

 

Las emociones

Las emociones

 

El Dr. en Psicología, Daniel Goleman en su libro, “La Inteligencia Emocional”, nos dice “Los Psicólogos utilizan el término Metacognición, un término bastante denso, para referirse a una conciencia del proceso del pensamiento y Metahumor, para referirse a la conciencia de sus propias emociones”[1].  Con esta referencia  el autor nos indica algunas consideraciones que a la hora de mirarnos para conocer como somos y comprender como actuamos, son de una gran utilidad para nuestra vida cotidiana.

En esta acción de autoconocimiento, podemos no solo mirarnos, sino también, observar que poseemos emociones, y que tanto nuestras emociones como nuestra capacidad de conocimiento y autoconocimiento, funcionan juntas a la hora de actuar.

Esta Metacognición a la cual Goleman prefiere llamar “Conciencia de Uno Mismo”, no es una forma de atención exaltada por las emociones, sino que es una forma relativamente serena, esto es, debido a que actúa iluminada por la razón. Tan es así, que eventualmente, en acciones que nos exigen actuar rápidamente, nuestra forma de acción puede estar ordenada por la razón y no caotizada por las emociones.

Por ello decimos que, si bien tenemos emociones en nuestro actuar, también decimos que nuestro actuar se orienta por una inteligencia que ordena y orienta a estas emociones en su actuar cotidiano. Esta inteligencia a la que hacemos referencia, es la que nos permite ser Personas.

Si esto no fuera de esta  forma, cada uno de nosotros seríamos un manojo de acciones caóticas que tendría como consecuencia, por ejemplo, una no convivencia armónica con los demás. Con lo cual, todas las nociones de Prudencia, Fortaleza, Templanza y Amor, que la Filosofía ha enseñado durante siglos terminaría arrojada en un cesto de basura.

Esta Conciencia de Uno Mismo, que nos indica el autor señalado, nos permite, tener un conocimiento concreto y valorado de nuestras formas de actuar, tanto en el humor como en lo contrario. Y esa valoración, hace que tomemos conciencia de nuestros actos, tanto erróneos como virtuosos, y poner los medios necesarios para cambiar aquello que necesitamos cambiar de nuestra conducta.

En este sentido y citando a John Mayer, Psicólogo de la Universidad de New Hampshire, el cual fue uno de los formuladores de la Teoría de la Inteligencia Emocional, junto a Peter Salovey, citado por Goleman en este texto que estamos referenciando, opina que las personas en su vida cotidiana, suelen afrontar sus emociones de diversa manera:

–          Conscientes de sí mimo: Este tipo de personas, tienen un cierto nivel de autoconocimiento de sus emociones que les permite, en situaciones complejas, llevar adelante un autocontrol y no dejan que sus emociones se manifiesten de manera descontrolada provocando situaciones incómodas. Suelen actuar de manera  medianamente equilibradas, ya que llegan a superar enseguida esos impulsos propios de las emociones motivadas por la situación reinante.

–          Sumergido: Se refiere a ese tipo de personas que sienten con frecuencia un avasallamiento de sus emociones, donde no pueden encontrar un punto de equilibrio. Son bastante volubles y se dejan llevar por un conjunto de manifestaciones emocionales que terminan  abrumadas y en ocasiones, en situaciones difíciles, en particular, frente a otras personas, sienten que deben  buscar una segunda oportunidad para poder reformular y considerar la conducta mostrada, la cual evalúan como impropia.

–          Aceptador: Son personas, que tienen conciencia de sus emociones, y saben que las mismas en ocasiones, les juegan un mal momento, pero aun así, no tienen intención alguna de realizar cambios. Muchas veces, encontramos personas que tienen esa mirada conformista sobre sí mismo y se aceptan con esos desajustes en su conducta. Esta forma de mirar las emociones, hace que muchas sean depresivas y no vean una posibilidad de cambio o mejoramiento en sus conductas habituales.

Como podemos ver en este pequeño pasaje, las emociones, más allá de que muchas veces, tal vez por razones culturales, o educativas, las hemos ocultado, hoy gracias a los nuevos estudios sobre el Hombre y su conducta, podemos ver que lo emocional juega un papel fundamental dentro de nuestras acciones cotidianas.

Desde este sitio, llamamos o invitamos a considerar en cada uno de nosotros, que importancia damos a nuestras emociones, ya que las mismas tienen peso y manifestación en nuestras forma de actuar.

 

Muchas Gracias!!!!

 

Lic., José Miguel Toro

Buenos Aires- Argentina

 

 

 

 



[1] Goleman, Daniel. – La Inteligencia Emocional- II Parte- Ed. Vergara – 1996- Pag. 67

 

 

El apego afectivo le viene muy bien a nuestro cerebro

Apego afectivo

Apego afectivo

Lo emocional, como sabemos es una faceta de la persona que no fue muy difundida, hoy el Dr. Manes, en este artículo, profundiza en esta temática y nos indica que las experiencias vinculares madre-hijo de los primeros años de vida son críticas en el desarrollo de circuitos cerebrales, porque impacta en su comportamiento social, que tiene momentos delicados durante la adolescencia. y se estabiliza en la adultez, pero con un marcado sesgo en la forma de afrontar la vida.

Para profundizar un poco más sobre esta temática, los invitamos a pulsar aca: http://www.clarin.com/edicion-impresa/apego-afectivo-viene-bien-cerebro_0_1111088996.html

Ahora los sentimientos tendrán un lugar en la currícula escolar

Las emociones tendrán un lugar en la currícula.

Las emociones tendrán un lugar en la currícula.

 

La educación emocional gana adeptos en la Argentina. El nuevo enfoque sostiene que el colegio debe formar a los alumnos para que aprendan a regular sus emociones.

Leer más…  http://www.clarin.com/sociedad/escuela-ahora-ensena-manejar-sentimientos_0_920308053.html