Category Archives: Inteligencia Interpersonal

El cerebro femenino complementario del masculino

Cerebro de Hombre y Mujer

Cerebro de Hombre y Mujer

A lo largo de la historia del ser humano, se han presentado un conjunto de teorías que mostraban ciertas diferencias entre el varón y la mujer. Tanto en la Filosofía, como en la Sociología o en Psicología, entre otros campos científicos.

En ese sentido, los grandes filósofos cuando estudiaban el tema en sus tratados antropológicos, no hacían diferencias, porque hablaban del hombre en un sentido genérico.

En esa línea, muchos pudieron señalar un punto que identifique al hombre, como diferente de otros seres vivientes con ciertos desarrollos cognitivos. Estos pensadores hicieron su centro en lo que se denominó “esencia” del hombre, es decir, aquello por lo que realmente era hombre y no otro tipo de ser viviente, más allá de sus apariencias externas.

Esa esencia de hombre, tiene algunas particularidades que permiten que no cambie, más allá de lo cultural o de la evolución. En esa esencia, conviven dos elementos componentes que a la vez son inseparables, ya que si lo fueran, estaríamos perdiendo lo que denominamos unidad de tipo substancial. Dicho de otro modo, no pueden vivir separados estos dos componentes, que para ser más precisos, se denominan co-principios.

Estos dos co-principios fundantes, funcionan en forma de unidad, uno de ellos como recipiente de algo y el otro como recibido. El algo que funciona como recipiente, puede cambiar, evolucionar, etc., el que funciona como recibido, nunca debe hacerlo porque atentaría contra la permanencia de la unidad de estos dos co-principios.

En este punto, estamos diciendo que la Persona o el Hombre, nunca dejará de ser Persona u Hombre, para convertirse en otro ser vivo.

Pero, si debemos señalar que este Hombre o Persona en la naturaleza existe bajo dos géneros, la Mujer y el Varón.

Como Mujer o como Varón no dejan de pertenecer al Género Humano y tampoco dejan de ser Personas, con lo cual, damos un paso más, y decimos que tanto uno como el otro, merecen y tienen el derecho al mismo trato, ya que la esencia, según explicamos anteriormente, es la misma, es decir, que lo fundamental, aquello que los ubica en el género humano, es lo mismo.

Pero, y acá deseamos hacer un planteo que queremos expresarlo mediante un pequeño video, funcionan, operan, actúan, etc., de manera distinta, porque la manera en que sus cerebros se fue formando en el seno materno, fue distinta. Esto, nos indica que ambos sexos, no son uno mejor o peor que el otro, sino que operan de diversa forma y esa forma es complementaria. Esto es muy importante sostenerlo, no hay diferencias entre el varón y la mujer, porque la esencia que los define, según vimos anteriormente, es la misma.

Las diferencias que manifiestan en su modo de actuar, nos permite sostener una idea clásica, en la cual se manifiesta desde la más remota antigüedad, que “el hombre es un ser social por naturaleza”, de lo cual podemos inferir la necesidad de complementariedad para poder habitar y convivir en el mundo que nos toca.

Los invito a ver un pequeño video donde podremos visualizar las diferencias entre el actuar femenino y el masculino, desde el punto de visa de sus cerebros.

Es también, una invitación a los colegas docentes a tener presente este material, a la hora de desarrollar algunos contenido en el aula, teniendo en cuenta que, si el alumnado es masculino o femenino, o si hay predominio de unos o de otros, al momento de presentar los ejemplos para desarrollar la comprensión temática abordada, se debería poner el acento en la forma de enseñarlos y no tanto en los contenidos, que son los mismos para ambos sexos.

 

Lic. José Miguel Toro

República Argentina

 

Teoría del Conflicto e Inteligencia Interpersonal en el Aula

teoria-del-conflicto-en-el-aula

teoria-del-conflicto-en-el-aula

En este pequeño escrito queremos ensayar una relación entre las propuestas de ECRO de Pichón Riviere y la Inteligencia Interpersonal, en el marco de la teoría del conflicto.

Entendemos por Teoría del Conflicto, el conjunto de hipotéticas situaciones que son excluyentes, es decir, que no pueden darse ambas en forma simultánea. Entonces cuando surge un conflicto, se genera un enfrentamiento, donde una de las partes intenta imponerse de alguna manera a la otra.

El psiquiatra Enrique Pichon Riviere desarrolla una fuerte vocación por las ciencias del hombre, basado en la tentativa de resolver el conflicto entre dos culturas que lo vieron crecer, la Europea, su cultura de origen, y la Guaraní, donde creció, en la provincia de Chaco y Corrientes en la República Argentina.

Esta visión fue madurando de la mano de la observación, un poco mítica o pre-científica,  al principio y luego ya más desarrollada con la ayuda de la Psiquiatría.  Entre los temas que estudió se destaca todo lo vinculado a comportamientos de grupos. En ese desarrollo encuentra un concepto que lo ayudará a profundizar en el tema. El ECRO.

Pichón-Riviere

Pichón-Riviere

El ECRO, se puede utilizar con el objetivo de plantear la resolución de conflictos. Esta sigla significa Esquema, que es un conjunto de ideas, las que se van adquiriendo con el decurso de las vivencias cotidianas. Conceptual, es esquema indicado arriba, contiene conceptos e ideas tomadas del entorno que rodea a la Persona,  mediante el método de la observación. Referencial, este término hace referencia a las vivencias tenidas por la Persona, y también al campo al que deseamos referirnos para abocaros a su estudio. El último concepto que forma parte de este ECRO, es el Operativo, que es la ordenación de todos los conceptos y vivencias aprendidas en las instancias anteriores, que se utilizarán para la tarea de resolver situaciones problemáticas.

Si partimos de este concepto, y teniendo en cuenta que en grupos de alumnos dentro de un aula, se juegan diversos intereses, estaríamos en condiciones de plantear una clarificación y una posterior armonía entre las relaciones Interpersonales.

inteligencia-interpersonal

inteligencia-interpersonal

La inteligencia Interpersonal, en este contexto puede educarse con el objetivo de  armonizar y allanar los conflictos. Esto es, porque el docente debe formar a un grupo de alumnos, donde cada uno tiene sus propios intereses, que potencialmente tienden a generar conflictos, en torno a su desarrollo y preponderancia individual.

Acá debemos tener presente las edades, particularmente, en las que los niños y adolescentes empiezan a formar su personalidad.

Los medios que proponemos en este sitio para plantear soluciones son los siguientes:

Abstracción: Si bien el docente pertenece o se incluye en el grupo a observar, es necesario practicar una abstracción mental cuyo objetivo esté puesto en la obtención de información lo más incontaminada de subjetividad posible.

La observación, la misma debe ser metodológica, es decir, buscando en las diversas situaciones las posibilidades y las debilidades de cada uno de los alumnos. Acá podrá detectar diversos liderazgos.

Buscar el emergente: En todo grupo podemos encontrar un manifestador de los conflictos. Alguien que no solo los da a conocer sino también los promueve, podríamos hablar de un portavoz. Y este portavoz puede ser uno en cada uno de los subgrupos.

En este punto creemos conveniente la intervención educadora por parte del docente pero a partir de conocer los grados de Inteligencia Interpersonal, ya que es un supuesto de cada uno de los integrantes del grupo de alumnos. No olvidando el conjunto de intereses que los mismos manifiestan y que serán permanentemente buscados y eventualmente defendidos.

En este escenario, es conveniente que el docente, apoyado en lo observado como intereses comunes y aprovechando liderazgos naturales, provoque un desarrollo de estas potencialidades.

Creemos que si exploramos estas vías de acción dentro del aula, podremos bajar los diversos niveles de conflictividad entre los grupos que se forman entre los alumnos.

 

Lic. José Miguel Toro

República Argentina

Parece que nuestro cerebro es reticente al cambio, pero tenemos algunas dudas.

adaptarse-a-los-cambios

adaptarse-a-los-cambios

Históricamente, los cambios fueron muy lentos, tan es así que erróneamente,  se fortaleció la idea de la permanencia, de lo estático, de lo conservador.

Es más, se proponía lo estático como definitivo y se hacía hincapié en la necesidad de sostener esa idea para fortalecer la identidad.

Hoy desde las Neurociencias, por un lado y desde las relaciones interpersonales o Inteligencia Interpersonal, observamos otra postura. La conveniencia y necesidad del cambio. Algo que no distorsiona la identidad, es más, la fortalece.

Nuestro cerebro, posee capas producto de una evolución del mismo a lo largo de la historia, y en esas capas podemos observar distintos nieles de adaptabilidad a los cambios o a la dinámica de los tiempos en los que vivimos.

No dejamos de tener en cuenta en este pequeño desarrollo, la creencia en que la permanencia otorga seguridad, previsibilidad y cierto nivel de especialización en las conductas, pero también no dejamos de lado, las ventajas que otorga la permanente adecuación que debemos hacer a la dinámica de los acontecimientos en los cuales estamos inmersos de manera cotidiana.

En el artículo que adjuntamos a esta pequeña introducción se destaca la necesidad de adecuarnos a  los cambios y las ventajas que ello proporciona a la persona, particularmente, en el campo de las relaciones laborales y por ello en las relaciones interpersonales, poniendo a prueba nuestra inteligencia Interpersonal  e Intrapersonal, de manera tal que justifica la acción de la Inteligencia Emocional.

El cerebro parece reticente al cambio

 

Lic. José Miguel Toro

República Argentina

 

 

Inteligencia Interpersonal, características

Muchas veces nos encontramos con personas que muestran una gran facilidad para vincularse con los demás. Esas personas, tienen mucha habilidad para que los demás los escuchen, para que los sigan o bien, siempre están rodeadas de otras personas.

Una característica que las hace bastante simpáticas, accesibles, y en ocasiones, hasta populares.

Esto que podemos ver en algunas personas, es producto de una Inteligencia que se llama Interpersonal. Una Inteligencia muy valorada hoy en varios campos, como por ejemplo en las empresas, en los negocios, en la docencia, en la política, etc.

Con un video, vamos a explicarte un poco más de que se trata y cuales son sus características y utilidades.

Y te adelantamos dos cosas muy importantes, por lado, es que todos tenemos esta Inteligencia, algunos más desarrollada y otros menos. Y además, es una Inteligencia que se puede desarrollar con ejercicios.

Te proponemos como punto de partida para desarrollar esta Inteligencia, la práctica de la escucha.

Para profundizar, te invitamos a que pulses acá para reproducir el video:

Una forma de Enseñar diferente, “conócete a tí mismo”

Muchas veces nos mostramos por medio de personajes en los diversos ambientes donde estamos, en la escuela, en la oficina, en el club, etc.

La educación no debe educar al personaje, debe educar a la Persona, que siempre en cada uno de nosotros, es una.

Si educamos a la Persona, lograremos formarla y hacer que lo aunténtico de cada una salga a la luz, y allí veremos a la verdadera persona. Cuando un filósofo griego llamado Sócrates, tomó el caso, invitó a que cada uno se conozca, y lo expresó con una máxima, “Conócete a tí mismo”

La Educación que proponemos en Inteligencias Múltiples, tiene ese punto de partida, “Conócete a tí mismo”. En esta oportunidad les ofrecemos un video en el que se trabaja sobre ese tema.

Deseamos lo disfruten.

La Fidelidad

La Fidelidad, es presentada en esta columna, como un ingrediente fundamental de la Inteligencia Emocional. Esta inteligencia esta conformada por dos Inteligencias, la Inteligencia Interpersonal, que nos permite generar diálogos con el otro, en un clima de ida y vuelta. Un diálogo en el cual los dos inter-actuantes, tienen la capacidad de comprender lo que se están diciendo y por ello pueden responder.

Por otro lado, hay en juego otra inteligencia, la Inteligencia Intrapersonal, es la que me permite estar capacitado para decir. Con esto queremos expresar, que cada uno de nosotros, tiene la posibilidad de autoconocernos, y desde allí podemos expresar nuestro ser y nuestra manera de pensar.

Te invitamos a conocer el contenido de esta columna en la cual se busca analizar un diálogo.

 

Relaciones laborales con vínculos insoportables y Emociones anómalas en las organizaciones.

Ambiente laboral 1

Ambiente laboral 1

Ambiente laboral 2

Ambiente laboral 2

 

 

 

 

 

 

 

Art. Publicado en la revista Neurocapital Humano

 

Relaciones laborales con vínculos insoportables y

Emociones anómalas en las organizaciones.

 

Dra. Graciela Campos Escalante – Lic. José Miguel Toro 

 

Plantearemos dos ejemplos de conflictos laborales.

Lo emocional en la conducta de las personas, tiene un peso muy importante. Algunas actitudes terminan formando en los demás una imagen que puede llegar a ser distorsionada. Algo que puede condicionar un futuro incierto, dentro del entorno laboral.

Un ejemplo…en México 

Son la 11 de la mañana, pleno mes de junio, cuando – en México- el calor es extenuante-. La escuela se halla repleta de alumnos, en el estallido de la adolescencia, se acercan los exámenes… el ambiente no da para más, una de las maestras, señala, gritando: ¡la puerta del salón ha quedado abierta1

Los alumnos son adolescentes y niños con discapacidad intelectual (retraso mental de leve a grave). El conflicto es entre dos maestras y una de ellas, aplica la “ley del hielo” a la otra, sin embargo, se comunica; -alzando la voz y dirigiéndose a sus alumnos:… la puerta debe cerrarse… enseguida cierra ella misma de un golpazo.

No obstante,  nadie se atreve a decir nada, posiblemente por temor o para no provocar mayor conflicto.

Otro ejemplo….en Argentina 

Un día en una reunión de colaboradores, orientada por un team leader, se anuncia que uno de los presentes, en breve, será promovido dentro del sector y se convertirá en el supervisor, de un subgrupo formado por algunos de los presentes al evento.

El anunciado candidato, de un perfil altamente eficiente, comienza un tiempo en el cual debe demostrar ante quienes lo designaron, que la decisión no fue errada. Por, ese motivo y durante algún tiempo, va mostrando ser una persona con visibles y crecientes, gestos de relativa intolerancia hacia sus futuros colaboradores.

Estas conductas, comienzan a despertar recelo y comentarios desfavorables entre los compañeros del sector. Tanto en el caso de la docente, como del empleado de la oficina, puede observarse que la desaprobación aumenta paulatinamente, comprometiendo el futuro desempeño en el seno del equipo de trabajo.

Situaciones como estas, son comunes en muchas organizaciones, especialmente en aquellas en las que predominan estructuras de poder rígidas que rechazan los cambios. Al parecer, esta forma de comunicación disfuncional, tan sutil, es invisible, pues las palabras y la voz se expresan casi como un murmullo, hay gesticulaciones y emisión de sonidos: como Huy!, Bah! Ufff…!, que vistos desde afuera parecen graciosas e inocuas, aunque para los integrantes de estas organizaciones, no lo son, pues cada expresión está llena de significados, que convertidos en códigos específicos laceran y dañan tanto, como cualquier otra frase agresiva.

El grupo de Milán (Selvinni- Palazzoli, 1978), señalan, el como hacia el interior de los sistemas humanos, ocurren comunicaciones redundantes, es decir conceptos, neologismos y significados “locales” que son reconocidos por todos y que se presentan repetitivamente en momentos críticos como si se buscara comunicar sin lograrlo.

Una inflexión de la voz puede ser sólo eso para alguien externo, sin embargo para los interactuantes de este sistema implica: descalificación o amenaza, no dicha en forma clara y directa, con lo cual la conducta se convierte en PROVOCACIÓN (“lanzo una bola de papel hacia algún compañero y escondo la mano”)…. entonces, ¿a quien se puede reclamar, sin por ello, quedar como un paranoide, ansioso o buscador de problemas?

Los conflictos humanos dentro de las organizaciones son comunes y frecuentes. Cuando son soslayados, pueden ir de menor a mayor en forma creciente, hasta convertirse en un drama, que si no es limitado y resuelto, es posible que produzca una merma hacia toda la organización: lo cual es tan grave o más, que un desbalance económico… ambos pueden llevar a la quiebra a las organizaciones.

Estos ejemplos extraídos de una oficina/ aula, cualquiera, nos permite posicionarnos para analizar una de las inteligencias que se pone de manifiesto permanentemente.

La Inteligencia Emocional en el marco del comportamiento colectivo dentro de la Organización. La Inteligencia Emocional, formulada por John Mayer junto a Peter Salovey, pero popularizada por Daniel Goleman, en un texto del año 1995. Comienza a tener cierto peso dentro de las organizaciones, ya antes, con la llegada de Elton Mayo, y su escuela de las Relaciones Humanas. No como Inteligencia, sino como algo relativo a la performance de los RR.HH. Mayo, a diferencia de sus predecesores, Taylor, Fayol, Ford y otros, descubre que la persona no es una máquina de producción, que debe ser optimizada cual mecanismo fabricador de algo. Sino, que es un ser con un nivel de conocimiento del otro y de sí mismo, que lo hace único.

Y esta capacidad le permite realizar un acto eminentemente cognoscitivo, es decir, Valorar.

La Inteligencia Emocional, a la que referimos, juega dentro de las organizaciones, un papel fundamental, enriqueciendo o empobreciendo los vínculos entre los componentes de los equipos de trabajo. La misma está alimentada por dos inteligencias, la Inteligencia Interpersonal, y la Inteligencia Intrapersonal. 

Dentro de las cuales, juega un papel fundamental las Emociones. Pero ¿Qué son las Emociones, para que tengan tanto peso en los vínculos? Nos señala Cárpena, sobre el particular, que son un conjunto innato de sistemas de adaptación al medio que han tenido valor de supervivencia para la humanidad. Son impulsos que comportan reacciones automáticas ([1]) Las mismas se manifiestan en tres campos diversos: En el Orgánico, en el Expresivo y en el Mental.

En el campo de lo Orgánico, experimentamos cambios en nuestras percepciones, en nuestra voz, en nuestra mirada, en el ritmo cardiaco, etc., en tanto y en cuanto nos vinculamos con alguien en particular.

En el Expresivo, notamos que todo el lenguaje no verbal sufre modificaciones durante el momento en que el vínculo se está produciendo, tanto en la medida en que estamos frente a alguien en particular o cuando hacemos referencia a esa persona.

En el Mental, cuando desarrollamos un concepto o idea sobre una persona o situación en particular. Pudiendo ésta ser subjetiva y, por ello poco entendible para los demás.

Como podemos observar, lo Emocional, en las personas tiene un peso considerable y modificará conductas, en particular cuando estamos frente a alguien más, lo más relevante es que nuestras conductas y las de los demás pueden modificar favorable o desfavorablemente el futuro de una organización laboral.

Bibliografía:

        –Cárpena A. Educación Socioemocional en la Etapa Primaria, Barcelona,    Eumudo – Octaedro, 2000

-Goleman, Daniel. – La Inteligencia Emocional– Ed. Vergara – 1996

-Gardner, H. – Estructuras de la Mente- Paidos- 1983

 

                     Dra. Graciela Campos Escalante– Lic. José Miguel Toro-

                                                                      México                 –                 Argentina

 

[1] Carpena A. Educación socio-emocional en la etapa primaria, Barcelona, Eumudo – Octaedro, 2000

El silencio, ese ausente contemporáneo en la vida de las personas

Silencio

Publicado en

http://www.e-neurocapitalhumano.org/shop/detallenot.asp?notid=663

El silencio, ese ausente contemporáneo en la vida de las personas

Dra. Graciela Campos Escalante – Lic. José Miguel Toro 

 

Introducción

 

En estas líneas vamos a detenernos un momento en el significado y posterior utilización en lo personal, del término silencio, como algo opuesto al vértigo. Un término cuyo significado, nos aporta caminos de luz para entender la necesidad de ajustar o eventualmente, cambiar nuestra forma de vivir en estos días.

Esta necesidad se fundamenta en los hechos que nos permiten observar un marcado desequilibrio en las vidas de las personas, producto del abundante ruido expresado en el elevado nivel de vértigo que rige estas vidas.

La importancia del término silencio, está relacionada con el cómo determina afectando nuestra vida espiritual, a tal grado que puede  afirmarse  que;  la ausencia de silencio  termina por llevarnos al abismo del sinsentido existencial.

 

El silencio es un lugar en el que se escucha nuestro Yo

A lo largo de la historia del Hombre, encontramos muchos ejemplos de personas, tanto de forma individual como comunitaria, los llamados ermitaños o, las comunidades monacales, cuyas vidas estaban, básicamente, fundadas en un clima de silencio. Eran florecientes en algo que hoy esta bastante de moda: el autoconocimiento. Eran personas plenamente felices que dedicaban la vida al trabajo, a la oración y al estudio, gran parte del día.

¿Qué entendemos aquí por silencio? El término procede de la lengua latina silentium y  nos refiere a la abstención de hablar o bien a la ausencia de algún tipo de ruido.

Como podemos observar, el significado del término nos habilita a poder establecer un autoconocimiento que nos permitirá saber como somos, para luego poder comprender nuestra manera de actuar.

 

Algo que hoy no es considerado en la práctica 

Hoy nos encontramos, muchas veces con un ideal de vida cotidiana; que dice conducir a la felicidad, donde lo que se destaca como necesario para alcanzar ese estado tan buscado, es el vértigo.

Vemos a las personas, casi en un estado de solipsismo ciudadano, que se desplaza por las grandes urbes a toda velocidad, tratando de abarcar un sinnúmero de actividades, que teóricamente le producirían un estado de plenitud tal que hace pensar que viven plenamente felices.

 

Debido a esta poca importancia que tiene en nuestras vidas, es que necesitamos llenarnos de vértigo. 

Los medios de comunicación, de manera casi omnipresente, nos muestran la necesidad de “pertenecer” para obtener beneficios. Ello se logra, según estos medios, desarrollando un ritmo de vida cuya característica, es el vértigo, que,  se presenta, en estos medios  con un aspecto a veces imposible de lograr. El vértigo que muestran tiene el rostro de alguien joven, atlético, multiocupado, fuertemente hedonista, cuyo carácter es avasallador, con una sonrisa amplia y cubriendo todos los frentes en los cuales se toman decisiones.

Encontramos estonces,  la “zanahoria estimulante”, la motivación que consiste en el éxito permanente en cada una de las actividades.

Por el contrario, si miramos, al menos someramente este escenario de la vida de una persona, notamos que no hay lugar para el error y posterior fracaso. Todo esto conduce inexorablemente, al fracaso personal y seguramente al sinsentido de la propia vida.

 

El vértigo por el vértigo mismo, termina llevándonos al abismo de la autodestrucción espiritual.

Es muy posible que  este ritmo de vida, termine por destruirnos espiritualmente, debido a que nuestro ser natural no está creado para desarrollar un sinnúmero de actividades cuya característica es la velocidad, el ruido, el movimiento y el no agotamiento.

En ese clima vertiginoso, hay un ámbito de la persona que también se siente afectado, y que lamentablemente no observamos concientemente: el ámbito interior, el terreno del Yo, que no esta hecho para una vida vertiginosa que, no le permite ser escuchado y con ello, alcanzar un estado de armonía.

La persona fue hecha para vivir en armonía consigo misma, con el entorno en el cual hay otras personas y la naturaleza, en la cual habitan otras creaturas y con la divinidad.

Como dijimos al inicio,  en la condición esencial del ser persona, existe un lugar en donde se  valora el silencio, sea este interior o exterior. El hombre está hecho para vivir en armonía consigo mismo, con la naturaleza y con la divinidad, en vínculo con nuestro entorno.

Dentro del ámbito de la naturaleza, o si se quiere dentro del marco de la historia, el hombre es algo parecido a un maestro de orquesta que con su batuta de racionalidad, dirige a la orquesta de  seres vivos, para que juntos,  convivan en un clima de armonía.

Esto es posible, debido a que la persona es el único ser viviente dentro del marco de la historia, que  posee una inteligencia tal que le permite vincular datos y generar nuevos datos, acción que denominamos pensar.

Invitamos a rescatar el silencio como un camino a la armonía interna  y externa, que nos permitirá desenvolvernos con serenidad y disfrute en el campo de la convivencia, con nosotros mismos, con los demás y con la divinidad.

Pensamos que; solo en el silencio adquieren sentido las cosas, y nuestro interior, porque es en ese clima donde podremos escuchar la voz de la naturaleza que se expresa en un tono muy bajo.

 

Conclusión

Con estas líneas intentamos hacer un llamado a la valoración de algo que está bastante ausente  y que da sentido a nuestras vidas. Rescatemos el silencio y podremos vivir mejor en lo individual  y en  sociedad.

Este llamado tiene valor también, para ser aplicado a los vínculos que establecemos en el orden afectivo dentro de una pareja, donde los desacuerdos producidos por un vértigo sonoro es tan fuerte que termina, muchas veces, con la ruptura del vínculo; como también, en el marco de lo laboral, donde muchas veces existen vínculos exitistas, influenciados por criterios donde el error es algo que no se considera y donde la producción es, en muchos casos, una costumbre casi inhumana. Terrenos, que como sabemos, hoy en día nos están exigiendo una mayor atención debido a las consecuencias fuertemente negativas que nos muestran los tiempos en que vivimos.

 

 

 

LA RIQUEZA DE ENRAIZAR EN LA CREATIVIDAD EN LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS

Creatividad en la escuela

Creatividad en la escuela

 

Art. Publicado en la Revista http://www.e-neurocapitalhumano.org/shop/detallenot.asp?notid=582

 

LA RIQUEZA DE ENRAIZAR EN LA CREATIVIDAD EN LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS 

Las relaciones interpersonales dentro del ámbito laboral educativo

 

Introducción

 

-Las Organizaciones están constituidas por personas. En este sentido, si nos ubicamos en un tipo de organización, como lo es una  Institución Educativa hoy, muchos de nosotros, hacemos o tratamos de hacer una opción por un valor fundamental. La riqueza que acarrea la diversidad enraíza en la creatividad.

 

Planteos:

Decimos hoy porque, hasta hace algunos años atrás, por influencia de los valores culturales reinantes, se buscaba formar en la uniformidad y en un pensamiento único. Y con esa uniformidad, se trataba de “formar” a los niños, y con ello, pensábamos que llevábamos adelante una educación de calidad, porque todos estábamos educando con las “mismas oportunidades”, en una estructura educativa verticalista. El supuesto antropológico que alimentaba este paradigma era que “todos somos iguales y nacemos con las mismas oportunidades”.

-Frente a esto, y por un lado, hoy, al vivenciar una cultura por la diversidad, estamos diciendo y asumiendo, que en esta diversidad, se encuentra involucrada toda la comunidad educativa y ahí es donde, ésta debe apelar y desarrollar toda su capacidad creativa.

-Además, debemos tener presente que las Personas somos naturalmente seres sociales, lo que fundamenta ontológicamente nuestra  tendencia a la vinculación. Pero esta tendencia natural, es diversa o mejor dicho, se orienta en diversas direcciones. Esa orientación hacia varias direcciones, genera vínculos intencionales, que son las vinculaciones que cultivan solamente las personas y las define en cuanto accionan, de allí que, también, podemos visualizar maneras distintas de ser. Esto se ajusta al principio latino que dice: “Operari sequitur esse” ( El famoso, obrar sigue al ser. Primero se es y luego se actúa en consecuencia)

 

Hipótesis:

Creando espacios para el diálogo común, es como la Institución Educativa comienza  a modificar su estructura verticalista. Es desde lo vivencial donde se puede experimentar la confluencia de una institución que aún sigue siendo verticalista y que hoy, además, está sumergida en la diversidad.

Por eso decimos, que creando estos espacios, sus integrantes podrán enraizar en la creatividad, en pos de un objetivo común que nuclee, que genere el compromiso de todos, donde ensayando la flexibilidad, sus integrantes puedan desarrollar la creatividad de cada uno, enriqueciendo de este modo las relaciones interpersonales en pos del objetivo común.

 

Implementaciones:

Algunos Principios que debería tener presente un Equipo Creativo para poder cambiar el paradigma:

A-   “Estar constituido por personas con diferentes estilos de pensamiento y de acción” 

Este principio da lugar a la necesidad de considerar a los equipos de trabajo formados por un abanico de matices donde la riqueza de sus integrantes redunda en la riqueza de los aportes y del equipo en general.

B-   “Vivir desafíos de alta calidad”.

Este principio nos permite plantear desafíos, donde cada uno de los integrantes, motivación mediante, tiene la oportunidad de dar todo de si para el conjunto o el todo. Esto trae como beneficio un equipo altamente competitivo. En él cada integrante compite de alguna manera consigo  mismo y no con el otro, para no generar potenciales rivalidades, lo que terminaría por corromper la armonía del equipo.

 C“Manejar técnicas y métodos avanzados de creatividad que permitan llegar más allá de las habilidades propias de sus profesionales”

Mediante este principio damos la oportunidad a que los integrantes de los equipos, desarrollen relaciones interpersonales, y profesionales, permitiendo desde lo laboral fortalecer los vínculos que terminarán profundizando el conocimiento interpersonal de los diversos integrantes.

Todas estas acciones pueden unificarse en un fin común, elegido verdaderamente con la participación de todos, a partir de espacios creados donde se pueda reflexionar un para qué estamos acá, o para qué vengo a esta institución. Cuando este objetivo común se construye entre todos y desde un verdadero compromiso con la realidad que acontece allí, se da la unidad Institucional.

Pero, si nuestros para qué son individuales y están llenos de intencionalidades personales, la institución se desmembra, pasando de ser nuestra institución, a ser la institución de cada uno, y así, en este individualismo quedan atrapados los únicos que dan la razón verdadera a ese para qué, que son los niños.

Ejemplo de este declive ruinoso, se da en casos como los que indicamos a continuación: Cuando un docente solicita un objeto necesario para su didáctica, y la Institución Educativa lo compra, es de esperar que el mismo sea de uso común y no personal. O cuando un docente, preparara un número artístico, para un acto escolar y no lo prepara en función del aprendizaje de los niños, sino con el objetivo de mostrar sus propias capacidades o porque la currícula lo solicita, eso también deja evaporarse un objetivo que hace  al bien común.

Un ejemplo, contrario a lo que venimos afirmando y vinculado a la apertura creativa, es cuando un docente, comparte sus prácticas e interacciona con sus pares, para mejorar el desarrollo de aprendizaje de sus niños. Acá, hay un para qué, que coincide con el objetivo común. Cuando el equipo directivo, nuclea y propone espacios para el diálogo entre sus docentes, cuando este mismo equipo directivo parte de los valores y potencialidades que cada uno de los docentes posee e integra esos valores, en función de un objetivo común, también hace a la unidad y equilibrio del todo. Rescatando desde la riqueza que brinda la diversidad, desde una estructura cada vez menos verticalista.

Fortalece la mentalidad creativa, y valora aún más la diversidad, que un equipo directivo y docentes tomen conciencia que los padres y toda la familia de los niños, forman parte de la comunidad educativa y sean estratégicamente invitados a espacios creados para su participación en forma positiva, integrados desde sus potenciales  y no solo para solicitar dineros, o aportes vinculados a intereses cuasi personales,   etc, en nombre de la Institución. Sino que los padres sean invitados a realizar sus aportes desde sus posibilidades, como desde su profesión, desde su tiempo, desde su presencia, etc en la Institución, y para la Institución; por lo tanto decimos, comunidad educativa somos todos.

Solo nos falta para poder vivenciar la riqueza de enraizar en la creatividad, poner lo antedicho en práctica, en espacios vacíos para llenarlos de propuestas, donde toda la comunidad educativa pueda desde un enraizamiento en la creatividad, mejorar verdaderamente sus relaciones interpersonales, revalidando ese “para qué”, que es el hilo primordial que permite entre todos acompañar en su proceso de aprendizaje a los niños, desde su propia diversidad, inmersos todos, como comunidad educativa, en una diversidad a partir de ahora, creativa por naturaleza.

 

Muchas gracias….. 

Prof. Alejandra Patricia Amicucci- San Isidro – Argentina

Lic. José Miguel Toro – Buenos Aires – Argentina

Conflicto y Complejidad en las Organizaciones

Conflicto en las organizaciones

Conflicto en las organizaciones

 

Art. Publicado en la Revista http://www.e-neurocapitalhumano.org/shop/detallenot.asp?notid=584

Conflicto y Complejidad en las Organizaciones 

La necesidad de buscar un equilibrio que beneficie a sus integrantes.

 

Dra. Graciela Campos Escalante – Lic. José Miguel Toro 

 

Con estas líneas deseamos mostrar algunos aspectos, de una realidad laboral cotidiana, que se está extendiendo cada vez más. Encontrar un equilibrio favorable, es fundamental, pues, de lo contrario terminará afectando a la totalidad de la  organización.

Los estudios sobre sistemas identifican, que en los grupos o conglomerados  humanos, ocurren eventos continuos, relacionados con su equilibrio: perturbaciones, homeostasis, retroalimentación y cambio con desarrollo, crecimiento, desestructuración o, en el peor de los casos,  desaparición de ese sistema.

No obstante, aún las conformaciones más estables, son sistemas en movimiento. Y lo son por estar formados por personas, que en sí mismas son seres que se desenvuelven en el ejercicio de los vínculos. Si se mantienen como están, es porque existe un balance entre procesos opuestos, que, sin embargo,  siempre tienden a modificarlas.

En el estudio de la dinámica de las organizaciones laborales, plantearemos una propuesta a manera de hipótesis:

Los sistemas humanos, establecidos  en un lugar determinado  y  que  por tanto, interactúan con factores ambientales y culturales específicos,  manifiestan  cambios con características ampliamente distintas, ante un mismo estímulo o evento.

Si bien los sistemas a los que nos referimos están integrados por personas, las que tienen por definición la capacidad de adecuarse, por medio de su inteligencia y voluntad a situaciones nuevas, también es cierto que esas condiciones muchas veces, pueden resultar demasiado vertiginosas en sus cambios, y terminan justificando la descomposición del sistema, generando un abanico de  consecuencias .

Pensemos, en un ejemplo:  Con el ritmo agitado en el que vivimos dentro de los ambientes laborales, cargados de responsabilidades en el ejercicio de nuestras tareas o bien en nuestros emprendimientos personales donde el beneficio económico depende de nuestros esfuerzos; con la ocurrencia de diversos fenómenos hacia el interior de dichos sistemas se generarán, no sólo múltiples efectos, en la interacción con sus integrantes,  y más aún, se modificará la propia estructura y  la de su medio ambiente.

¿Cómo sucede que una misma clase de información pueda generar situaciones tan extremas  en una organización, como por ejemplo,  el que  algunos de sus integrantes presenten síntomas como cansancio crónico, y manifestaciones somáticas?  Un caso típico es el llamado Burn Out que ocurre como “respuesta” ante el ambiente de estrés crónico.

Este síndrome es un mal de este siglo, tiene tres características que el Dr. Daniel López Rossetti, psiquiatra y presidente de la Sociedad Argentina de Medicina del Estrés, define: “… el paciente se siente sobrecargado por las personas a su alrededor y genera recursos emocionales disminuidos, dificultad para seguir trabajando o prestando un servicio. La despersonalización: asume conductas deshumanizadas, automáticas, estereotipadas y disociadas, alejándose del otro como en un intento por terminar con el agotamiento. Clasificando a las personas en categorías y no como individuos, como mecanismo de defensa. Sensación de bajo logro personal: tiene un sentimiento negativo de sí mismo, baja autoestima, es indiferente y disminuye su contacto con la gente o busca cambiar de trabajo”.[1]

Éste no es un evento aislado sino un trastorno que se propaga como un “contagio” emocional hacia toda la organización, ocasionando también, efectos negativos en las personas directamente involucradas en el proceso, o bien en sus allegados, familiares y otros, que terminan modificando o adaptando el tipo de vínculo que está establecido con la persona afectada directamente. 

Estos conflictos a nivel de todo el sistema o de alguno de sus integrantes trascienden, no se detienen ahí. Las organizaciones tienen nexos, han establecido vínculos incluso con gente que vive en otros países, las redes sociales son hoy por hoy, el medio más conocido para ingresar a contactos comerciales, relaciones culturales o académicas, con lo cual las perturbaciones o los cambios en un sitio se propagan  rápidamente a otros. Lo fundamental es que la información produce transformación y cambios a todos los niveles en las interacciones involucradas.

Esta red de vínculos virtuales, donde no solo viaja información objetiva, sino también subjetiva, en la cual está implícita el estado anímico de las personas, termina formando un sistema más complejo que el original en la cual se muestran algunas características propias del mismo, entre las cuales encontramos un lado positivo: como la actualización permanente, la vinculación con personas de otras culturas, la posibilidad de gestar negocios, la posibilidad de una mejor atención a los clientes, etc. Pero también, un lado negativo: lo vertiginoso de la sucesión de los hechos a los que nos tenemos que adecuar e informar, los requerimientos de personas de otras latitudes, las exigencias de negocios particularmente de otros lugares geográficos con todo lo que implica, las exigencias de los clientes que cada vez estamos más acostumbrados  a solicitar mejor atención, etc.

Todo ello es sostenido o debe serlo, por la Persona, un ser netamente limitado que si bien es adaptable a múltiples situaciones, las que cambian por impulso de la Persona, también reciben estímulos externos, y ello termina generando un complejo que en ocasiones no favorece a la persona, por el contrario, termina afectándolo negativamente, provocando este estado llamado Burn Out o Síndrome del quemado.

Desde un lado positivo: Pero si bien, hemos marcado un efecto negativo, también debemos destacar la inmensa contribución que aportó para la Persona el desarrollo de vínculos, de relaciones interpersonales, que trascendieron el ámbito casi hogareño y local para hacerse internacional, porque ello trajo beneficios que se plasmaron en desarrollo humanos, profesionales, comerciales, científicos, tecnológicos, etc. Todo lo cual redunda en el mayor beneficio para la persona, que como sabemos es un ser social por naturaleza.

Conocer que los cambios, ocurren siempre,  que actualmente se producen con mayor rapidez, que son irreversibles, además de que pueden también propiciar no sólo situaciones conflictivas sino también el desarrollo de las personas y sus contextos, es una buena noticia ya que cuando  “nos encontramos en zonas desconocidas” hay una tendencia a desarrollar nuevas estrategias de resolver problemas y con ello mejorar la capacidad intelectual, emocional y afectiva. Todo lo cual se constituye en una oportunidad.

Desde estas líneas proponemos mantener el equilibrio, que redunda en salud no solo del sistema, sino también, de las personas que los conforman, y es hacer un llamado a la necesidad de distinguir entre lo urgente y lo importante, dando prioridad en un marco de orden a lo importante. Dado que lo urgente es un fenómeno que tiende a reproducirse frecuentemente motivado por decisiones no tomadas en su momento y que son fundamentales para el futuro del proceso. En cambio, lo importante  son esas decisiones que se toman y que afectan en el tiempo a una serie de eventos que se irán produciendo en el futuro y que estarán dentro del marco de la decisión ya tomada.

Dado lo cual conseguiremos, según nuestro criterio, un desarrollo positivo no solo para el sistema, sino también, para las personas y sus vínculos hacia afuera de las organizaciones. Si esto se torna una metodología de trabajo y vida, tendremos un equilibrio en los sistemas donde conviven personas con todos sus sueños, proyecto y personalidades. Y lograremos algo que desde el fondo de la historia tiene en su naturaleza incrustada la Persona, y es el ser administrador de la naturaleza y no todo lo  contrario que es lo que se observa con el síndrome del quemado.

 

Graciela Campos Escalante

Médico General, Licenciada en Comunicación, Maestra en Terapia Familiar y Maestra en Educación, León, Guanajuato, México

José Miguel Toro

Licenciado en Filosofía. Profesor Universitario en Sagrada Teología. Profesor. En Ciencias de la Educación. Posgrados. Buenos Aires – Argentina.