Category Archives: Inteligencia Musical

Un ejemplo de Inteligencia Musical superlativa

Sabemos que la Inteligencia Musical, es una de la Inteligencias que planteó H. Gardner en su obra ” Estructuras de la Mente”, y comentando ese punto, otro autor T. Armstrong afirma de esta Inteligencia: “es la capacidad de percibir, discriminar, transformar, y expresar las formas musicales”, es innata en cuanto a la disposición,y luego esa inclinación y disposición que presenta la naturaleza, se muestra en pequeños esbozos o manifestaciones muy rudimentarias en los niños de corta edad.

Cuando esto acontece, es muy conveniente, por parte de los adultos que rodean al niño, que sea estimulada y no cercenada porque ello genera en el niño la errónea idea que lo que esta haciendo o manifestando por alguna razón es incorrecto o malo.

Un ejemplo de los beneficios de la estimulación temprana de una inteligencia incipiente es el que mostramos en este video.

 

 

La Inteligencia Musical, sus características

Inteligencia Musical -

Inteligencia Musical –

Muchas veces, escuchamos hablar de Inteligencias Múltiples, y deseamos saber si nuestro hijo/a, tiene alguna de esa o varias.

En esta oportunidad, le acercamos un abanico de características de la Inteligencia Musical, para que podamos descubrir si nuestro hijo/a, la tiene. Si es así, estamos invitados a estimulársela.

¿Cómo? . Buscando situaciones en la que nuestro querido hijo/a, pueda no solo disfrutar de eso que le gusta, además, poder buscar una estrategia para que pueda desarrollarla, ej. Profesores, visitas a conciertos, visita a museos de música, compra de música, etc.

En esta oportunidad te presentamos una investigación de la Universidad de Alcalá, sobre el particular.

Para conocer más, pulsar acá http://www.masterinteligenciasmultiples.es/blog/?p=40

La bondades de la Música

Publicado en el diario El Pais

El alzhéimer no puede con la música

El área cerebral que aloja los recuerdos musicales se ve menos dañada por la enfermedad

Sin saber muy bien por qué, la música es una de las pocas armas que tienen los terapeutas para hacer frente al avance del alzhéimer. A pesar de la devastación que provoca esta enfermedad en el cerebro y, en particular, en la memoria, una gran parte de los enfermos conserva sus recuerdos musicales aún en las fases más tardías. Ahora, un estudio señala las posibles causas de este fenómeno: la música la guardamos en áreas cerebrales diferentes de las del resto de los recuerdos.

El lóbulo temporal, la parte del cerebro que va desde la sien hasta la zona posterior del oído es, entre otras cosas, la discoteca de los humanos. Ahí se gestiona nuestra memoria auditiva, canciones incluidas. Estudios con lesionados cerebrales apoyan la idea de que guardamos la música en una red centrada en esa zona. Sin embargo, el lóbulo temporal también es el que sufre antes los estragos del alzhéimer. ¿Cómo se explica entonces que muchos enfermos no sepan ni su nombre ni cómo volver a casa pero reconozcan aquella canción que les emocionó décadas atrás? ¿Cómo algunos pacientes son incapaces de articular palabra y, sin embargo, llegan a tararear temas que triunfaron cuando ellos todavía podían recordar?

Para intentar responder a esas preguntas, investigadores de varios países europeos liderados por neurocientíficos del Instituto Max Planck de Neurociencia y Cognición Humana de Leipzig (Alemania) realizaron un doble experimento. Por un lado, buscaron qué zonas del cerebro se activan cuando oímos canciones. Por el otro, una vez localizadas, analizaron si, en los enfermos de alzhéimer, estas áreas cerebrales presentan algún signo de atrofia o, por el contrario, resisten mejor a la enfermedad.

Para localizar dónde guarda el cerebro la música, los investigadores hicieron escuchar a una treintena de individuos sanos 40 tripletas de canciones. Cada trío estaba formado por un tema muy conocido entresacado de las listas de éxitos desde 1977, nanas y música tradicional alemana. Las otras dos canciones eran, por estilo, tono, ritmo o estado de ánimo, similares a la primera, pero las seleccionaron de entre los fracasos musicales, que no fueran conocidas.

Muchos enfermos no saben ni su nombre pero reconocen las canciones que les emocionaron

Tal como explican en la revista Brain, el diseño del experimento se basaba en la hipótesis de que la experiencia de oír música es, para el cerebro, diferente de la de recordarla y en ambos procesos intervienen redes cerebrales diferentes. Durante las sesiones, la actividad cerebral de los voluntarios fue registrada mediante la técnica de imagen por resonancia magnética funcional (fMRI). Comprobaron que la música se aloja en zonas del cerebro diferentes de las áreas donde se guardan los otros recuerdos.

“Al menos, los aspectos cruciales de la memoria musical son procesados en áreas cerebrales que no son las que habitualmente se asocian con la memoria episódica, la semántica o la autobiográfica”, dice el neurocientífico del Max Planck y coautor del estudio, Jörn-Henrik Jacobsen. “Pero hay que ser muy cauteloso cuando afirmamos algo tan absoluto como esto”, añade prudente. En concreto, las zonas que mostraron mayor activación al rememorar las canciones fueron el giro cingulado anterior, situado en la zona media del cerebro, y el área motora presuplementaria, ubicada en el lóbulo frontal.

Parte de esa prudencia puede proceder de la metodología que han seguido para realizar la segunda parte de la investigación. Lo ideal habría sido poder estudiar la ubicación de los recuerdos musicales directamente en los enfermos de Alzhéimer y no en la población sana. Pero, como señala Jacobsen, no es sencillo conseguir que un número significativo de pacientes participe en un trabajo como este. Además, está el problema de que muchos de los afectados podrían recordar la canción pero no verbalizar ese recuerdo. Por eso, realizaron un segundo experimento para ver si las zonas donde se guarda la música se ven igual o menos afectadas por la enfermedad del olvido.

El cerebro procesa en zonas diferentes la experiencia de oír música y los recuerdos musicales

Para eso, estudiaron a 20 pacientes con alzhéimer y compararon sus resultados con otra treintena de individuos sanos, ambos grupos con una media de edad de 68 años. Querían ver en qué estado se encontraban las áreas musicales frente al resto del cerebro. En el diagnóstico y seguimiento de la enfermedad se usan principalmente tres biomarcadores: El grado de deposición del péptido ?-amiloide, una molécula que tiende a acumularse formando placas en las fases iniciales de la enfermedad. Otra pista es la alteración del metabolismo de la glucosa en el cerebro. Y, por último, atrofia cortical, un proceso natural a medida que se envejece pero que en el alzhéimer es más acusado.

Las mediciones mostraron que los niveles de deposición de beta-amiloide no presentaban grandes diferencias. Pero, en las áreas musicales de los enfermos, el metabolismo de la glucosa entraba en los niveles normales y la atrofia cortical era hasta 50 veces menor que en otras zonas del cerebro. Para Jacobsen, “que muestren un menor hipometabolismo y atrofia cortical en comparación con las otras zonas cerebrales significa que no se ven tan afectadas en el curso de la enfermedad”. Y añade: “Pero esto solo puede ser observado, creo que nadie puede explicar por qué eso es así. Sin embargo, el giro cingulado anterior muestra una conectividad aumentada en los enfermos de alzhéimer, lo que podría significar incluso que funciona como una región que compensa la pérdida de funcionalidad de las otras”.

Los recuerdos que más perduran son los ligados a una vivencia emocional intensa, y la música está muy unida a las emociones”

“Los recuerdos que más perduran son los que están ligados a una vivencia emocional intensa y justo la música con lo que está más ligado es con las emociones y la emoción es una puerta al recuerdo”, dice la musicoterapeuta de la Fundación Alzheimer España, Fátima Pérez-Robledo. Los resultados del estudio vienen a confirmar su práctica cotidiana. “Muchos de los enfermos igual no recuerdan el nombre de un familiar pero sí la letra de una canción”, asegura.

En su trabajo diario, Pérez-Robledo tiene que hacer muchas veces de pinchadiscos. Si el enfermo está en una fase inicial, él mismo sugiere los temas que le marcaron. “Rebuscamos en su historia musical, las canciones de su niñez, de su adolescencia, para evocar recuerdos. La escuchan, la bailan o la cantan”, explica la terapeuta. Cuando el paciente ya no puede decir qué musica amaba, prueban con las canciones que más se oían cuando era pequeño o, como en muchos casos, es la pareja la que elige aquella canción que sonaba cuando se conocieron.

La Música es un poderoso Neuroprotector

Inteligencia musical

Inteligencia musical

La Inteligencia Musical, es la primera que comienza a despertarse en el niño, es el primer lenguaje con el que toma contacto con el entorno. Lo vemos en  los primeros balbuceos tratando imitar algún tipo de sonido escuchado.

También, esta capacidad se puede estimular mediante diversos ejercicios donde el niño puede seguir lo que los padres le cantan, por ejemplo en canciones de cuna, o bien en ritmos pegadizos.

También se descubrió que la música es un protector neurológico del avejentamiento natural del cerebro.

Esta última propuesta la está investigando gente que publicó en el sitio web Investigación y Desarrollo, a los cuales agradecemos dicho trabajo, que ponemos a disposición de nuestros visitantes.

 

Según un nuevo estudio realizado en Finlandia, escuchar música clásica mejora la actividad de los genes implicados en la secreción y el transporte de dopamina, la neurotransmisión sináptica, el aprendizaje y la memoria. También reduce la expresión de los genes que median en la neurodegeneración.

Un grupo de investigación de la Universidad de Helsinki estudió cómo afecta escuchar música clásica a los perfiles de expresión génica de personas con y sin experiencia musical. Todos los participantes escucharon el Concierto para violín n.º 3 en sol mayor, K. 216.

Uno de los genes más sobrerregulados (cuya expresión aumenta al escuchar música) regula la proteína alfa-sinucleína (SNCA), es un gen relacionado con el riesgo de enfermedad de Parkinson, que se encuentra en la región más fuertemente vinculada a la aptitud musical. También se sabe que SNCA contribuye al aprendizaje del canto en los pájaros cantores.

“La regulación de varios genes que se sabe que son responsables del aprendizaje del canto, y del canto en sí, en los pájaros cantores sugiere un fondo evolutivo compartido de la percepción del sonido entre las aves vocalizadoras y los seres humanos” explica Irma Järvelä, líder del estudio.

En contraste, escuchar música infra-regula (reduce la expresión de) genes asociados con la neurodegeneración, lo que indica un papel neuroprotector de la música. “El efecto sólo fue detectable en los participantes musicalmente experimentados, lo que sugiere la importancia de la familiaridad y la experiencia en los efectos inducidos por la música”, subrayan los investigadores.

Los resultados dan nueva información sobre los antecedentes genéticos moleculares de la percepción y la evolución musical, y pueden aportar más conocimientos sobre los mecanismos moleculares que subyacen a la musicoterapia.

Referencia bibliográfica:

Chakravarthi Kanduri, Pirre Raijas, Minna Ahvenainen, Anju K. Philips, Liisa Ukkola-Vuoti, Harri Lähdesmäki, Irma Järvelä: The effect of listening to music on human transcriptome. PeerJ (2015). DOI: 10.7717/peerj.830.

Fuente: Tendencias 21

 Este trabajo de investigación se puede ver en http://www.invdes.com.mx/salud-mobil/6929-escuchar-musica-clasica-protege-de-la-neurodegeneracion

En una orquesta de música, todos somos iguales

Orquesta de Niños

Orquesta de Niños

La música nos prueba que la desigualdad puede ser uno de los principales obstáculos para que las personas se desarrollen y manifiesten todo su potencial.

Dice, Daniel Barenboim,  ” nuestra experiencia con la música vuelve a mostrar que la educación es un canal para romper la desigualdad que traemos del pasado y la desigualdad que tenemos hoy con nuestro prójimo”.

Podemos conocer estos conceptos leyendo aca…. http://internacional.elpais.com/internacional/2010/07/20/actualidad/1279576808_850215.html

Los caminos de la música en nuestros cerebros

Niño y Música

Niño y Música

Talentos de los niños

Talentos de los niños

La música no es algo tangible. No se la puede comer ni beber. No nos protege de la lluvia ni del viento ni del frío. No derrota a los depredadores ni sana huesos fracturados. Sin embargo, los seres humanos siempre han valorado y amado la música.

Nos preguntamos, porqué somos tan proclives a escuchar, a sentir, a vibrar con la música? Esta investigación nos da algunas pistas.

Los invito a leer un poco más sobre este interesante tema…. presionando aca… http://www.clarin.com/buena-vida/salud/misteriosos-caminos-musica-cerebros_0_936506639.html