Vínculos entre nuestro aprendizaje y nuestra memoria

cerebro y memoria

Si nos preguntamos acerca de esta relación que plantea el título, encontramos que surgen algunas consideraciones para poder entender la propuesta.

Antes que nada deberíamos indagar sobre el significado del término Aprendizaje. El cual desde el punto de vista psicológico nos indica que es un proceso por medio del cual nuestra conducta experimenta un cambio a lo largo del tiempo en busca de adaptarse a los cambios que se producen en el entorno.

Ahora, si bien hay diversos tipos de cambio en los seres viviente, tanto en la escala que va desde pequeños organismos hasta los seres humanos, nos vamos a detener en estos últimos.

Estos cambios son la resultante de una adaptación de la conducta al ambiente, que está mediada por diversos procesos perceptivos, cognitivos y de organización motora, que deben ser procesado por nuestro cerebro, el que como consecuencia de esta adaptación, también sufre modificaciones de manera constante.

Estos cambios producto de la asimilación  y posterior adaptación al medio ambiente, van desde los más simples a los más complejos. Estos niveles de complejidad requieren en ocasiones de personas de diversa formación, por un lado podemos hablar de solo adultos con niveles de experiencia y valores, y en otros casos no solo de adultos, sino que además posean una preparación adecuada para transmitir conocimientos, nos referimos en este punto concretamente a los docenes.

Estos docentes deben tener muy claro que no todas las personas somos iguales y que cada uno asimila de manera diferente.

 

Por otro lado, debemos considerar la Memoria. Cuando hablamos de memoria debemos tener presente que de movida nos encontramos con una división entre memoria a corto plazo y memoria a largo plazo. En este sentido se indica que la memoria de corto plazo en un sistema que conserva temporalmente la información recién recibida, por el contrario la memoria de largo plazo conserva mucho más tiempo el conjunto de representaciones provenientes de los procesos perceptivos y procesados por la persona.

Actualmente se considera de la memoria a corto plazo la función operativa o de trabajo, que brinda la misma, cuya tarea sería asistir a un conjunto de tareas de razonamiento, o planificación de acciones futuras o bien, a la comprensión de mensajes lingüísticos. La particularidad de esta memoria se conserva y desarrolla solo en el permanente ensayo, lo cual permite mantener disponible la información para el momento que se la requiera.

Con respecto a la memoria a largo plazo podemos dividirla en dos. Por un lado la memoria episódica y por el otro la memoria semántica. Ambos son interdependientes.

Todo el conocimiento general, que es característico de la memoria semántica, es adquirido por medio de la memoria episódica. Por el contrario, los episodios comprendidos por la memoria episódica, son descifrados por la memoria semántica. Es decir, los acontecimientos vividos por la persona son retenidos en la memoria por largo tiempo y los mismos poseen un determinado significado y pueden o no ser valorados en sí mismos, gracias a la memoria semántica.

Todos estos elementos, consideramos que es sano que los posea un docente a los efectos que su tara sea significativa y genere posibilidades de aprendizaje con significado en los alumnos.

También y a los efectos de hacer más clara la exposición, los invitamos a conocer el contenido del siguiente video, sobre el tema.

 

Lic. José Miguel Toro

República Argentina