¿Dónde están las neuronas?

Casi desde siempre, hemos escuchado que las neuronas solo están en el cerebro. Y como complemento de ello hemos aprendido que tenemos un sistema nervioso central y otro periférico. También sabemos de ellas que son millones y que nuestro cerebro pesa aproximadamente 1,350 grs.

Esto aprendido, no es erróneo, solo tenemos que indicar que es parcial, pero no es erróneo.

Esta idea, de la ubicación de las neuronas, se la debemos a un gran científico y premio nobel  español Santiago Ramón y Cajal ( 1852 -1034 )  que dibujó por primera vez estas células en  nuestra cabeza  y como muchos de sus descubrimientos son útiles en el día de hoy, se lo considera el Padre de las Neurociencias modernas.

Neurona

Las neuronas, son las células que tiene como misión conducir los impulsos mediante procesos electroquímicos. Y las podemos encontrar, según avanzan los descubrimientos científicos, no solo en el cerebro, también en la médula espinal y en el sistema digestivo.

Las células neuronales que poseemos en nuestro aparato digestivo, se concentran en el ganglio, cuya función es el procesamiento de los alimentos.

Ahora las neuronas, poseen funciones. Las que tienen una  función integradora, las que tienen función motora y las sensoriales. Son distintos tipos de neuronas.

La función integradora, tiene la tarea de analizar la información de diferentes partes del sistema nervioso, luego puede procesarla y tener un conocimiento de lo que está ocurriéndome en ese campo, lo que posteriormente va a generar en mí alguna respuesta. Ejemplo, si percibo que el clima está cambiando y la temperatura baja, esa información es procesada y me permite tomar la decisión de taparme o abrigarme.

Otra de las funciones que encontramos en este tipo de células, es la motora, donde la información captada y procesada genera indicaciones a los músculos para que reaccionen a un estímulo determinado. Ejemplo, cuando nos estamos duchando y alguien por alguna causa manipula la temperatura del agua y nos comenzamos a quemar , reaccionamos con gestos y gritos o bien, cuando acercamos involuntariamente nuestra mano a una plancha caliente. Esas reacciones casi instantáneas que tenemos frente a estos fenómenos, son provocadas por este tipo de células neuronales.

Y la última función que encontramos es la sensorial, estas células neuronales nos permiten tener un conocimiento de los cambios que sufrimos interna y externamente. Somos seres sentientes y ello implica la posibilidad de tener  un conocimiento de los cambios que vivimos y nos afectan de manera diversa, ejemplo de ello, el efecto de la luz solar que recibimos en nuestra piel, o la sensación de encierro en un ambiente tóxico.

Neuronas

Pero profundicemos un poco en las neuronas del sistema digestivo.  Allí podremos encontrar hasta 100 millones de neuronas, las que si bien están conectadas con nuestro cerebro, también tienen la posibilidad de tomar sus propias decisiones. El Dr. Facundo  Manes de la República Argentina, sostiene que el intestino juega un papel muy importante en el origen y causa de nuestras emociones, además, señala que esta idea de la regulación se remonta a estudios de más de 100 años, cuyos investigadores de la época sostenían que la acumulación de lastre en nuestro intestino, generaba cambios de conducta.

Este sitio en el cual, como dijimos, también existen neuronas, tiene una profunda actividad mediante un sin número de bacterias que procesan los alimentos. Ahora, en este punto, según diversas investigaciones de la Sociedad Española de Patología Digestiva, también afirman que estas bacterias y lo que procesan terminan influyendo en nuestra personalidad, con lo cual son capaces de hacer modificaciones en nuestra manera de comportarnos y de vincularnos con los demás.

Anatomía de la neurona

En las investigaciones de este prestigioso centro de investigaciones se indica que “Cambiar la flora bacteriana intestinal predeterminada puede variar la conducta”. Estos descubrimientos, nos ponen en la puerta de nuevos datos que sirven para poder desarrollar una vida más sana.

Otras consideraciones para ajustar mejor la idea que venimos presentando. Se dice, y con alguna exageración, que en el aparato digestivo reside nuestro segundo cerebro.  Pero debemos señalar que si bien existen neuronas en el aparato digestivo, y estas están incluidas dentro del sistema nervioso periférico, estás son mucho menores en cantidad con respecto a las que existen en el cerebro ro y en cuanto a las funciones , son más simples.

Con estas breves consideraciones, quisimos brindar un aporte más a nuestros conocimientos sobre neurociencias, particularmente, orientada a los docentes que son los que tienen un contacto diario con los niños y jóvenes que son nuestro futuro, para que posean una herramienta más, a la hora de desarrollar su tarea formativa.

Vamos ilustrar con un pequeño video muchas de estas consideraciones.

Lic José Miguel Toro

República Argentina.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *