La Identidad de los adolescentes, expresada en las APP

Adolescentes comunicándose

“Las aplicaciones que pueblan la pantalla del Smartphone o la tableta de alguien son como una especie de huella digital: se identifica a la persona por su singular combinación de intereses, costumbres y relaciones sociales, en lugar de hacerlo por su disposición exclusiva de crestas y valles” (H. Garder-2014).

Como nos indica el autor, hoy nos toca convivir con un nuevo jugador que nos permite vincularnos con el otro, un jugador que lo podemos ubicar en el campo de la tecnología y como tal tiene su efectividad, solo en ese campo.

Su efectividad tiene un valor enorme a tal punto que nos permite estar en varios lugares, sin movernos de nuestro sitio, y en ese viaje imaginario y casi instantáneo, también nos permite comunicarnos con los demás, casi de  manera simultánea con varios otros.

Además, es un medio que con el avance de la tecnología cada vez es más potente y nos ofrece más posibilidades, todas las cuales son cada vez más eficientes en sí mismas.

Adolescentes comunicándose

Por otro lado, debemos recordar algo que es casi una nimiedad, en todo esto, que puede ser manipulado por una persona, y en este caso, nos queremos referir en particular, a los adolescentes.

La psicología nos indica con gran sabiduría y fundamentación, que la adolescencia es la edad en la que equilibrio y la inestabilidad, tanto emocional como física de una persona, son dos elementos que conviven  a la vez en alguien y como tal tiene sus consecuencias.

En ese alguien, afloran necesidades, tales como la de integración, la de pertenencia, la de querer ser tenido en cuenta, la de mostrar logros, pero con esa necesidad, existe la confrontación con la realidad, el diálogo en el cual esa realidad impone sus normas y para ello es conveniente estar preparado.

Puntualmente, a veces, al establecer un diálogo con alguien, debemos no solo estar frente al otro, sino que además, debemos mirarlo, percibir sus gestos, su presencia, su aroma, su verba. Y ello implica que debemos estar munidos de herramientas tales que nos permitan estar a la altura de todo ese mundo para poder generar un diálogo, que puede o no ser fecundo, según las circunstancias, en las que se dé.

Las APP, nos ofrecen la posibilidad de vincularnos con el otro, pero nos evitan estar frente al otro, y ello nos permite una distancia psicológica en la que no percibo sus gestos, no capto sus olores, no visualizo el tono de su verba, no puedo ver su mirada. Por lo tanto, “me protege de todo ello”, pero a la vez, me “evita” poder  vivenciar esa rica realidad que el mundo me presenta con sus normas. Con lo cual esa riqueza que nos proporciona  y que suma a la formación de nuestros adolescentes, en orden a lograr la madurez y con ello un moderado equilibrio en el terreno de los vínculos con los demás, va quedando de lado.

El autor citado, sostiene algunas de estas ideas, en su texto “La Generación APP”, valorando en profundidad, los aportes tecnológicos, pero sin dejar de marcar, la necesidad de incorporar una preparación previa en nuestros adolescentes, en el terreno del diálogo con el entorno, antes, que aparezca en ellos el hábito en el uso de las APP, debido a que el mundo vincular, en este caso, es mucho más complejo, que el solo enviar mensajes por medio de estos instrumentos. En particular, a la hora de comunicar temas fundamentales para ambas partes, en las cuales necesariamente, se nos hace imperioso y por tal motivo, esencial, la presencia cara a cara.

Adolescentes comunicándose

Desde este sitio educativo, queremos sumarnos a la necesidad que los adultos tomen partido en tiempo y forma, a la edad adecuada, en que nuestros adolescentes, inician sus vínculos con el otro por medio de estos instrumentos tecnológicos, para tratar bien de orientar el buen y maduro diálogo con los demás, en el cual, en ocasiones, y según los temas a abordar, se hace necesario una presencia física, frente al otro, dándose la oportunidad de sumir los componentes que ese tipo de vínculos ofrecen.

 

Lic. José Miguel Toro

República Argentina

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *